Contenido

¿Necesito un abogado?

Entre los asesores más sensibles para una pymes están los abogados. Cuándo y por qué puede resultar útil consultar con un experto en leyes, antes de que surjan conflictos legales.
$.-
Muchos emprendedores consultan a un abogado sólo Un abogado puede ayudar a anticipar y evitar situaciones difíciles derivadas de la falta de experiencia empresarial, o producto de una normativa cambiante.cuando aparecen conflictos legales. Sin embargo, un abogado puede ayudar a anticipar y evitar situaciones difíciles derivadas de la falta de experiencia en campos específicos, o producto de una normativa cambiante.

Seis situaciones en las que un abogado puede aportar al éxito de tu negocio, mucho antes de que aparezca una demanda o conflicto:

  • Ajustarse a marco legal de la actividad. Antes de iniciar un negocio, una consulta con un abogado puede ayudarte a comprender el sistema de normas que regulan la actividad, y encontrar la mejor manera de encuadrar tu negocio para optimizar costos y evitar multas, clausuras o demandas. Esencial en casos de normativas complejas que requieren un análisis en profundidad.
  • Alquilar, comprar, subalquilar o compartir un inmueble comercial. En el entusiasmo por encontrar la ubicación ideal para tu empresa, podés pasar por alto detalles de permisos, habilitaciones y otros aspectos legales relacionados con el lugar de trabajo. ¡Cuidado! No pongas en riesgo una de las mayores inversiones en el negocio propio.
  • Adquirir un negocio en marcha u obtener una licencia o franquicia. Comprar un fondo de comercio, empresa en actividad o permiso para operar en asociación con una marca reconocida es una forma rápida de arrancar un negocio. (ver "Negocios con manual de instrucciones") Para que estas operaciones tengan validez es necesario un contrato, que detalle obligaciones y derechos de cada una de las partes. Aun si tu contraparte te propone un modelo de contrato, hacerlo revisar por un especialista te ayudará a no encontrar más tarde cláusulas que te sorprendan.
  • Realizar acuerdos con socios. En negocios de cierta envergadura o con diferencias importantes entre sus socios —por ejemplo, una empresa grande que se asocia a un nuevo emprendimiento, o un socio capitalista que pone el dinero para que un emprendedor trabaje—, un contrato redactado por un abogado es recomendable para formalizar. (ver "¿Vale la pena trabajar con socios?)
  • Evaluar riesgos legales. En la esencia del emprender está el asumir riesgos, pero si éstos son conocidos y claros, mejor. Un abogado puede ayudarte a entender las consecuencias legales del accionar de tu negocio, y a prepararte para enfrentar distintas situaciones, como reclamos o demandas.
  • Contratos laborales. Las relaciones con empleados pueden ser fuente de tensiones y dolores de cabeza, y hay mucho por prevenir. Como explica la emprendedora gastronómica Jazmín Ligato: "Tuve dos o tres conflictos con empleados y por eso contraté un estudio jurídico. Al principio, mi abogada más que una asesora me hacía de psicóloga, porque yo lloraba de la angustia. Entonces hicimos un reglamento interno que detalla todo; las licencias, los permisos, el estudio preocupacional y los exámenes para ingresar a trabajar, y muchas cosas más."


Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios
Mariano Oromendia · Hace 18 meses

a

Mariano Oromendia · Hace 18 meses

100% de acuerdo con esta nota. Nunca mejor aplicado el dicho "más vale prevenir que curar"... y lo veo continuamente en la profesión. Generalmente se recurre a un abogado cuando nos llega el telegrama laboral o la carta documento, habiendo podido prevenir muchas situaciones si se hubiera contado con asesoramiento preventivo mucho antes. De esta manera no solo se evitan dolores de cabeza sino que se ahorra mucho tiempo, pero sobre todo dinero. Muchas gracias por la nota! Dr. Mariano F. Oromendia www.soyempleador.com