Contenido

26 de septiembre 2016

Encuentro Buenos Aires: 3 claves para conducir con éxito tu pyme

En la quinta edición del Encuentro Buenos Negocios realizado en Buenos Aires, Martín Migoya, Claudio Drescher y Susana Balbo contaron cómo llevan adelante las empresas que crearon.

$.-

Y, un día, se cumplieron las veinte “La visión se mantiene dando el ejemplo” (Susana Balbo) ediciones de los Encuentros Buenos Negocios. Desde que comenzaron en 2012, más de 13 mil emprendedores y dueños de pymes argentinas han pasado por este espacio que se propone ser un ámbito de capacitación, intercambio de experiencias y oportunidades comerciales.

Esta vez, fue el turno de Buenos Aires donde 1.700 personas dijeron presente. Con una agenda de charlas que buscan dar respuesta a las diferentes problemáticas que enfrentan las pymes, la mañana comenzó con el testimonio de tres emprendedores que se animaron a soñar en grande.

Martín Migoya de Globant, Claudio Drescher de Jazmín Chebar y Susana de Balbo de Susana Balbo Wines contaron cómo fue el camino que recorrieron desde que decidieron jugarse por la propia empresa hasta estos días. Con diferentes negocios y desafíos, coincidieron en tres claves para que un negocio prospere:

  1. Tener un propósito claro. No hay negocio sin una visión inicial firme que actúe como motor de las decisiones. En el caso de Claudio Drescher, se plantearon tener una empresa para los próximos 100 años. Posicionada como marca exclusiva, Jazmín Chebar tomó como referente a las grandes marca de lujo del mundo y vio que todas ellas eran empresas con una larga trayectoria en el mercado. Para Susana Balbo, el objetivo fue el mundo: "Con marcas tradicionales y tan fuertes, pelear el mercado interno era una utopía". Así, el 95% de su producción se exporta. Por su parte, en Globant, partieron de la pregunta "¿qué tipo de empresa queremos tener? ¿hacia dónde la queremos llevar?". Los socios y amigos definieron que querían crear una empresa que tuviera un impacto positivo en la sociedad: "Pensar en cosas simples que definan el futuro". Con un plan de negocios de una línea que decía que querían salir a vender afuera, comenzaron a darle forma a lo que hoy es una empresa con 5.200 empleados en 22 ciudades.
  2. Desarrollar un buen equipo de trabajo. Para los tres, el equipo de trabajo es central para que a una empresa le vaya bien. En Globant, están convencidos de que el 80% de su éxito se debe a su gente. "Los inversores invierten en equipos y las personas creen en equipos". En esta línea, tanto Drescher como Balbo agregaron la importancia de crear estructuras horizontales: "Prefiero empleados que cuestionen, acerquen propuestas y que me desafíen", comentó el fundador de Jazmín Chebar. Invertir en el desarrollo de los colaboradores fue otro de los puntos que mencionó Balbo. En su caso, tienen como política que todos los hijos de sus empleados se formen en la universidad.
  3. Crear una sólida cultura corporativa. La cultura es la manera de hacer las cosas que se sustenta en un conjunto de creencias, prácticas y conocimientos. En palabras de Migoya, se trata de establecer valores no negociables que son los que sostienen el propósito. Escucha activa, calidad, apertura al mundo, actuar éticamente, aprendizaje permanente son algunas de las bases sobre las que estos tres empresarios construyen la cultura en sus negocios. Generar un entorno positivo que motive a la gente y que imprima un verdadero sentido de pertenencia es un diferencial fundamental. Y aquí es central el rol de emprendedor que debe contagiar la pasión y el enamoramiento por la empresa y el proyecto al resto del equipo. "La visión se mantiene dando el ejemplo", sostuvo Balbo y Migoya agregó: "El propósito hay que comunicarlo. La gente se sube a historias".

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres