Contenido

30 de septiembre 2016

¿Estás preparado para delegar?

En el evento Buenos Negocios Buenos Aires 2016, tres emprendedores contaron cómo se animaron a delegar y por qué es una necesidad fundamental para que la empresa crezca.
$.-

Delegar implica dar autonomía “Sin formar gente, no hay forma de crecer” (Claudio Drescher) de acción y decisión a las personas que trabajan con nosotros y es un paso necesario y obligado que todo dueño de una pyme tiene que dar para poder seguir creciendo.

Cuando un negocio comienza, el equipo de trabajo suele ser pequeño, "todos hacen de todo" y las decisiones se centralizan en el dueño. Pero a medida que la empresa se vuelve más compleja, delegar se vuelve imprescindible porque, sino, el día a día, las tareas cotidianas, terminan saturando la agenda y no dejan lugar para pensar cuestiones más estratégicas del negocio que resultan vital para su subsistencia.

El momento de empezar a delegar resulta muchas veces crucial para las pymes. Suelen rondar frases como "mejor lo hago yo porque me lleva más tiempo explicarle a otro que lo haga" o "si no lo hago yo, no sale bien". "Sin formar gente, no hay forma de crecer", decía Claudio Drescher, presidente de Jazmín Chebar, en el Encuentro Buenos Negocios 2016 celebrado en Buenos Aires.

No hay manera de "pensar en grande" si no se va creando una estructura que pueda funcionar de manera autónoma y que trascienda al fundador. Por eso, muchos emprendedores coinciden en que una de las claves de éxito de sus empresas es la construcción de equipos de trabajos. "Desarrollo empresas horizontales. Prefiero empleados que cuestionen, acerquen propuestas y generen desafíos internos. Tengo que estar conectado, alimentarme de sangre joven para mantenerme actualizado. Busco aprender algo nuevo todos los días", agregaba Drescher.

En ese mismo encuentro, Susana Balbo recordaba que, al principio, le costó delegar. "Es como cuando una madre tiene que dejar a su bebé con una niñera. Uno lo piensa mucho. Pero cuando armás un equipo en el que confías es imprescindible hacerlo. Si no, te cerrás a la innovación, a las nuevas ideas. Esto no significa desatender el negocio".

En Globant, prevalece una cultura de "dejar hacer". "Partimos de la premisa que, hasta que se demuestre lo contrario, la persona es capaz de llevar adelante la tarea", comentaba Martín Migoya. En lugar de regirse bajo una concepción más tradicional según la cual primero el colaborador debe demostrar que es capaz de hacerlo para que luego se le delegue algo, ellos apuestan por delegar primero y, si a la persona se le dificulta, ir en su ayuda.

Seguramente, existan tareas que podés empezar a delegar hoy mismo. Nadie dice que sea un camino fácil, pero con un poco de práctica se puede aprender a hacerlo. Si te convenciste de que delegar es tu próximo paso, podés seguir algunos consejos que compartimos en esta nota de buenosnegocios.com: "Delegar: 7 claves".

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres