Contenido

06 de octubre 2016

Electromecánica Bottino: "Siempre aspiramos a crecer"

La historia de los hermanos Jorge y Ricardo Bottino está marcada por el compromiso, el esfuerzo y la reinversión. Iniciaron el negocio cuando tenían 15 años y hoy son una de las empresas líderes en electromecánica del país.
$.-

La dedicación trae frutos. Así lo Así lo Para que la empresa perdure hay que seguir invirtiendo demuestran los 55 años de trayectoria de Electromecánica Bottino Hermanos S.A. (EBHSA). Sus fundadores, Jorge y Ricardo, crecieron viendo cómo su familia fabricaba motores eléctricos. Se nutrieron de ese mundo y supieron convertir el legado en industria. Empezaron muy jóvenes, durmiendo en el mismo taller y poco a poco fueron creciendo hasta transformarse en líderes en fabricación de tableros y montajes electromecánicos en la Argentina.

Atribuyen el progreso en parte a la vida modesta que llevaban: trabajaban hasta altas horas de la noche, no tenían empleados y ahorraban todo lo que generaban para comprar maquinarias que les permitieran seguir avanzando. Ricardo asumió un rol más comercial mientras que Jorge hizo foco en el aspecto técnico. Hoy, tienen una planta permanente de 110 colaboradores y grandes instalaciones en tres puntos distintos de Mendoza. Casi el 60% de los proyectos actuales se realizan lejos de la base, ya sea en otras provincias o incluso en el exterior.

"Siempre estuvimos muy seguros de querer llevar adelante el proyecto. Nunca pensamos en parar. Cambiamos todos los días y vamos avanzando en algo. Para nosotros, crecer no es solamente facturación y participación en el mercado, sino también inversión en infraestructura, tecnología y capacitación", subraya Ricardo.


Versatilidad como diferencial

Los Bottino destacan la capacidad de atender diversas necesidades como un factor clave en el éxito de la compañía. Presentan un diferencial a nivel operativo ya que cubren desde la adquisición de máquinas hasta construcción de equipos propios: "En nuestro rubro, hay muy pocas empresas que ofrezcan la diversidad que nosotros tenemos. Estamos capacitados para hacer cualquier obra. Cubrimos muchos aspectos: se diseña, se proyecta y se hace todo acá", cuentan.

Compiten y a su vez son proveedores de las grandes empresas en equipamientos electromecánicos. "A veces vamos a licitaciones con empresas muy importantes y nos parece imposible poder ganarlas pero al ser más chicos tenemos menos costos y eso nos permite poder competir".


De generación en generación

Como en toda empresa familiar, surge la pregunta sobre el futuro del proyecto. Con sus hijos trabajando en la compañía, están organizando la transición generacional. Además contrataron una consultora para que los ayude en la capacitación y profesionalización de los mandos medios.

"En el día a día a veces uno se da cuenta de que hay cosas que se hicieron distinto y eso está bien, es como debe ser. Estamos haciendo una transición organizada, transfiriendo las responsabilidades a la nueva generación. Hay unanimidad de criterio en la familia de que para que la empresa perdure hay que seguir invirtiendo".

De hecho, tienen como política reinvertir el 80% de las utilidades en la empresa. "Llevamos una vida tranquila pero gastamos lo que haya que gastar en maquinarias y materiales. Hemos tenido años muy buenos en los que hemos acopiado material y esto nos ayudó a estar preparados para los momentos malos. Cada día, durante estos 55 años, hemos avanzando en algo".

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres