Contenido

26 de octubre 2016

Vos sos tu mejor capital

Tu negocio o actividad son probablemente temporales. No dejes de enfocarte en reforzar tu capital personal y pensarte como marca o empresa para potenciar tu valor a largo plazo.
$.-

Enfocado en el lanzamiento Construir valor personal con una visión de largo plazo te permitirá avanzar en tu carrera personal sin poner en jaque tus posibilidades con actitudes cortoplacistas. o crecimiento de tu negocio, en la valorización de tus marcas, y en la vorágine del día a día, es posible que pierdas de vista tu principal activo: vos.

Cuidarte, plantearte como marca personal y pensar en tu valor individual más allá de tus emprendimientos o actividad —que probablemente sean temporales—, te ayudará a tomar mejores decisiones. Sobre todo si estás dando los primeros pasos en el mundo laboral, construir valor con una visión de largo plazo te permitirá avanzar en tu carrera personal sin poner en jaque tus posibilidades con actitudes cortoplacistas.

¿Algunas claves para conseguir que este enfoque oriente tu camino? El experto Tom Peters propone en su libro "Re-imagina. La excelencia en los negocios en una era disruptiva" una lista de recomendaciones para lo que denomina la época del "Yo, Sociedad Anónima". Revisalas e incorporalas a tu vida cotidiana para agregar valor a tu propia marca.

  1. Pensá como un emprendedor. Aunque estés en relación de dependencia es importante que adoptes los valores y formas de trabajar de los emprendedores, para sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo y cambiante.
  2. Preocupate por conseguir resultados. No te quedes con el potencial de lo que podrías hacer. Asegurate de concretar objetivos y generar indicadores de éxito.
  3. Adoptá el marketing personal. Pensá en tus "4P": ¿Quién sos? ¿Qué tenés para ofrecer? ¿Cómo te vendés? ¿En qué mercados operás? ¿Cuánto valen tu tiempo, tu esfuerzo y tu conocimiento?
  4. Perseguí la excelencia. Buscá a través de todos los detalles la excelencia en tu actividad. Buscá destacarte en algo que tenga un valor económico específico para el mercado.
  5. Navegá en la complejidad. En los tiempos que corren es imprescindible poder manejarse con muchas cosas a la vez, aun si resultan poco claras o ambiguas.
  6. Reíte de los errores. Equivocarse es parte del proceso de aprendizaje. Enfrentá los errores con buen humor para evitar conflictos y conseguir la actitud necesaria para volver a enfrentar nuevos desafíos sin temores.
  7. Alimentá tu red de contactos. El networking o red de personas con las que has establecido algún tipo de relación es parte de tus activos. Cultivala aprovechando el poder de las redes sociales.
  8. Disfutá la tecnología. No hay marcha atrás en la incorporación de tecnología al mundo laboral y personal. No tenés que ser un experto, pero asegurate de mantenerte actualizado y seguir siendo parte de la corriente.
  9. Aceptá las diferencias generacionales. Ante la complejidad del mercado nada mejor que combinar ideas, valores y actitudes de gente de todas las edades, aun de los que recién ingresan al mercado. Trabajá en equipo y abrite a aprender.
  10. Cultivá la pasión por renovarte. Reinventarse y cambiar al ritmo de nuevas herramientas, tecnologías y conocimientos es imprescindible para seguir avanzando. ¡Capacitate y aceptá que siempre hay cosas por aprender!

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios
María Laura Lecuona · Hace 21 días

Hola Daniel Te dejo esta nota que escribí hace un tiempo, para responder a tu pregunta: www.buenosnegocios.com/notas/358-hasta-donde-exigirse Suerte!

Daniel Tavernise · Hace 1 mes

Es dificil saber hasta qué punto se te está yendo todo el tiempo de tu día en lo laboral cuando sentís pasión por lo que haces. Hay negocios que te llevan mucho tiempo. Todo el día si uno no pone los limites. Uds. qué opinan?