Contenido

04 de noviembre 2016

3 consejos para empresas familiares

En el Encuentro Buenos Negocios Mar del Plata 2016, tres pymes locales compartieron las claves que ponen en práctica para preservar el negocio y la familia.

$.-

La mayoría de las pymes argentinas son empresas familiares. A diferencia de otras empresas, su particularidad radica en combinar negocio con familia. Es decir, a las típicas preocupaciones de toda empresa (ser rentable y competitiva) se suman otras propias del seno familiar (como preservar las relaciones, mantener la unidad y armonía). Y combinar estos dos ámbitos, que tienen lógicas e intereses distintos, es todo un arte.

En el Encuentro Buenos Negocios, organizado en Mar del Plata, tres pymes de la zona compartieron las prácticas que aplican en su trabajo diario. Consejos simples, pero que cumplen a rajatabla para preservar tanto el negocio como los lazos familiares.

1. Lucciano´s

Christian Otero y su padre buscaban hace unos años una oportunidad para emprender juntos. Advirtieron, en ese momento, que el mercado del helado artesanal estaba estancado y vieron allí un nicho interesante. Contrataron un maestro heladero y se animaron a innovar, creando una experiencia diferente para el consumidor.

El consejo: cuenta Christian que suelen tener "encontronazos". "Mi padre es más analítico y yo más intuitivo". Las diferencias en la manera de ser y tomar decisiones los pone, más de una vez, en veredas enfrentadas. "Una discusión puede durar un rato, pero después hay que dar vuelta la página y arrancar de cero. En las empresas familiares, hay que saber mantener el equilibrio".

2. Grupo Beniplast

Oscar Lorente fundó Beniplast en la década del 70, empresa dedicada a la fabricación de polietileno. Cuando sus hijos Natalia e Ignacio se sumaron al negocio, fue necesario profesionalizar la estructura, dividir los roles y establecer un organigrama. Que todos hicieran todo le salía muy caro a la empresa. Una de las máximas que intentan cumplir para preservar el ámbito familiar es no hablar del trabajo fuera del trabajo.

El consejo: para Natalia, una de las claves es plantearse cuál es el fuerte y el aporte de cada miembro de la familia a la empresa. En el caso de ellos, cada uno tenía intereses y aptitudes distintos lo que les permitió asignar los roles sin mayores problemas. "Cada uno se especializó y capacitó para ese rol. Respetamos el lugar de cada uno".

3. La casa de los cristales

En un pequeño local en el centro de Olavarría, Mario Mónaco y sus socios comenzaron a comercializar y distribuir espejos y vidrios. Desde el comienzo, Mario pensó La casa de los cristales como una empresa familiar y la segunda generación se sumó al negocio de muy jóvenes. El objetivo era ir construyendo un equipo de trabajo, capaz de tomar la posta algún día. Con más de 50 años en el mercado, hoy se encuentran gestionando el traspaso generacional. Reconocen que administrar una empresa familiar no es sencillo, pero que lo fueron logrando gracias a una sólida base de valores.

El consejo: "Cuando tenemos que debatir, lo hacemos y defendemos nuestras posiciones. Nos olvidamos incluso de la relación que tenemos para poder ser objetivos y ser precisos en la toma de decisiones. Pero sin perder de vista nunca el respeto, el orden y la confianza".

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Luciano Chale · Hace 1 mes

Solo vemos los logros pero nunca lo que esta detrás de ellos, estas empresas lo han logrado a base de un clave fundamental, y es este: instintoemprendedor.com/el-financiamiento-como-clave-para-crecer/