Contenido

22 de noviembre 2016

Buenos Negocios: un viaje ida y vuelta del corazón a la cabeza

La propuesta de Banco Galicia, a través de los Encuentros y de la comunidad online, es llegar a la mente y al alma de los miles de emprendedores y pymes argentinas que, con su esfuerzo, actitud de superación y pasión, transforman la realidad de nuestro país.
$.-

La mañana del 17 de noviembre de 2016, Tantas cosas que el dueño de la pyme vive en la diaria y le hacemos pensar cómo ser mejor en cada una de ellas. cuando estábamos por arrancar el Encuentro Buenos Negocios número 23, me puse a recordar cómo el primer evento que organizamos un 20 de septiembre de 2012 en La Rural nos había llevado un año de planificación. Al año siguiente hicimos cuatro eventos; en 2015, cinco y en 2016, siete. Prácticamente, un evento por mes... desde que comenzamos allá por 2012, no paramos.

Cuántas historias, cuánto aprendimos, cuánto compromiso para que esto suceda de cada una de las personas que desde la sucursal invitan y alientan a los dueños de las pymes para dediquen un día completo y dejen su actividad diaria (¡tarea nada fácil!)

Repasaba cada uno de los lugares donde llevamos este espacio que se propone ser un ámbito de capacitación, intercambio de experiencias y oportunidades comerciales para cientos de emprendedores y pymes argentinas, sin importar que sean o no clientes del Banco:

  • Buenos Aires, que en 2016, justo cuatro años después del primer Encuentro, contó con la participación de más de 1.500 asistentes, transformándose en el evento pyme más grande del país.
  • Córdoba, con su sociedad súper emprendedora, donde la unión entre lo social y lo empresarial es un ejemplo de comunidad.
  • Mendoza, una sorpresa extraordinaria. Con alcanzar las 500 personas ya sentíamos que alcanzábamos el objetivo, ¡y asistieron 750!
  • Mar del Plata, que con sus empresas derrumbó mis prejuicios de que era solo una ciudad balnearia. Antares, Saint-Gottard, Quiksilver son solo algunos de los ejemplos que me demostraron que no tenía razón (por suerte). ¿Saben que en Mar del Plata está la empresa Maisa, que fabrica máquinas envasadoras para la industria del té, y su fundador es quien creó el saquito así como lo conocemos hoy?
  • Rosario, que en general fue la primera plaza de cada año, por ende en la que "experimentábamos" todos los cambios que queríamos introducir de un año a otro.
  • Y las plazas nuevas, Resistencia, Paraná y Tucumán, que como tantos otros lugares de la Argentina nos enseñaron que son unos gigantes, que para emprender solo hace falta eso: emprender; tener una idea, llevarla a la realidad sin que los obstáculos te detengan, aprender de los errores y mejorar. No importa el lugar desde dónde se emprende. Si no me creen, busquen en un mapa el pueblo Guadalupe Norte (Santa Fe) donde tiene su base Colven, empresa internacional y líder mundial en su categoría; o podemos aprender de la empresa Pacú Teko, que desde Resistencia quiere cambiar toda la matriz productiva del NOA con la rotación de arroz y el pez pacú, y se anima a desafiar la base alimentaria actual. También de Agrometal, en Monte Maíz, Córdoba, la empresa más grande del país de máquinas de siembra directa, con mayor crecimiento en la Bolsa en estos días y que entró en el índice Merval.

En busca de inspiración

Hace unos meses atrás, definimos para el Banco un nuevo propósito: "un banco en la cabeza y en el corazón de la gente". Cuando arrancamos con Buenos Negocios, este propósito no estaba tan explícito; me pregunto si será una de esas casualidades buscadas, porque Buenos Negocios funciona exactamente así.

Los que hayan vivido alguno de estos Encuentros saben que arrancamos con el "corazón"; con la historia de tres dueños de empresas que comparten su experiencia y le muestran a los asistentes todo el potencial que hay detrás de un emprendedor, todo lo que pueden generar. Más que ser historias de negocios, son relatos de superación y ese es el motor que mueve Buenos Negocios.

Empezamos de esta manera porque queremos que cada uno de los asistentes sienta lo importante que es que siga adelante, que supere las dificultades (que seguro tiene y va a tener) y que sepa que, desde su lugar, puede cambiar el mundo. Son historias reales, de personas que se animan a abrir su corazón contando sus planes a futuro, lo que lograron, lo que no lograron, muchas alegrías y también muchas tristezas porque son historias de vida... A veces, de muchas vidas porque la gran mayoría de las empresas son familiares y hay varias generaciones detrás que hicieron posible que la persona que está contando esté ahí.

Como el caso de Lorena Piazze que hoy lidera desde Córdoba a VIDPIA, una de las empresas de vidrio más importantes del mundo. Fue su abuelo quien sembó la semilla cuando era empleado de una vidriería en Mendoza. O el caso de Felipe Andreu, fundador de Transportes Andreu en Mendoza. Cada vez que vemos el video que resume su historia no podemos evitar emocionarnos, pensando el legado que deja.

Cómo no recordar, por ejemplo, a Marcelo Schvetz de Atlantikayak's y a su mujer Ingrid, su inspiración para el negocio dado que ella era fanática de la naútica. Con sus ocurrencias, Marcelo nos hizo reír en cada Encuentro en el que participó (es el caso que estuvo en más plazas y siempre que hay una nueva pensamos en llevarlo). También nos tocó llorar, porque así es la vida, y a veces las cosas se invierten. Así nos pasó cuando conocimos a Mario Mónaco, de La Casa de los Cristales en Olavarría, que se animó a contarnos que Pablo, uno de sus hijos y su mano derecha, falleció muy joven y cómo la familia lo tiene presente. Así fuimos conociendo más de 50 historias de todo el país.

Seguir aprendiendo

Después de compartir esta primera charla al comienzo de cada Encuentro, llega el momento de la "cabeza". El evento continúa con seis horas de actividades simultáneas, unas 20 actividades aproximadamente, y los asistentes eligen a cuáles ir en función de donde "más les aprieta el zapato". Hay talleres sobre estrategia, innovación, marketing, ventas, finanzas, recursos humanos, relaciones de negocios, impuestos, comercio exterior, mundo digital, empresas familiares, franquicias, entre tantos otros.

Realmente es un evento "que te quema la cabeza", te deja agotado. Tantas cosas que el dueño de la pyme vive en la diaria y le hacemos pensar cómo ser mejor en cada una de ellas. Como si fuera poco, a mitad de la jornada los desafiamos con una ronda de negocios donde deben interactuar todos con todos, presentando lo que hacen, generando contactos y negocios.

Hay muchas anécdotas. Por ejemplo, al día siguiente del evento en Rosario, nos llamaron de una sucursal para contarnos que un cliente que había ido al evento fue a agradecerles porque en la ronda había logrado cerrar un negocio que para él implicaba lo mismo que facturaba anualmente, ¡imaginen su alegría!

Como dice el título, Buenos Negocios es un viaje de ida y vuelta, y después del "romperles la cabeza" con muchísimo contenido, volvemos al "corazón". Nuevamente con historias personales, algo que agregamos en 2016 como novedad, donde trabajamos no solo ser mejores profesionales sino también mejores personas, considerando al otro, considerando a toda la sociedad. Así, Daniel Cerezo, conferencista TED y autor del libro Gerencia de la felicidad, nos emociona con su historia de vida. Daniel nos cuenta en primera persona cómo se puede crecer en un contexto vulnerable y progresar sin dejar de lado los valores comunitarios.

Hasta hoy, más de 15 mil personas pasaron por los Encuentros Buenos Negocios y 400 mil visitan mensualmente el sitio buenosnegocios.com desde todo el mundo. Seguramente, a muchos de ellos llegamos a su cabeza y a su corazón. Pero tan importante como eso es que ellos también logran cambiar la cabeza y el corazón de todos los que trabajamos en Buenos Negocios y en Banco Galicia con las pymes argentinas.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres