Contenido

07 de diciembre 2016

Ley de Emprendedores: alentar la creación de empresas

Simplificar la burocracia que conlleva querer formalizar un emprendimiento y mayor acceso a herramientas de financiación son algunos de los puntos que plantea el proyecto de ley impulsado desde 2016 por ASEA.

$.-

En la Argentina, tenemos mucho La Ley de Emprendedores busca simplificar los pasos de la formalización de los emprendimientos talento que quiere desarrollarse. Sin embargo, muchas veces, no contamos con las herramientas para que este talento pueda generar los puestos de trabajo que se necesitan. Nos cuesta emprender: la burocracia, el trabajo en equipo y creer en nosotros mismos, en que podemos hacerlo. La falta de financiamiento es otra gran barrera.

Desde ASEA y junto a incontables instituciones que forman parte del ecosistema emprendedor argentino, impulsamos, en 2016, la Ley de Emprendedores y Capital Emprendedor. Se trata de una herramienta que permite bajar las barreras para que cualquier emprendedor pueda poner en marcha su negocio en 24 horas y buscar financiamiento para su proyecto.

Así, la Ley de Emprendedores busca simplificar los pasos de la formalización de los emprendimientos. Facilita la creación de empresas mediante un nuevo tipo de sociedad denominada Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), con las siguientes características:

  • Puede ser de 1 o más socios.
  • Se registra de manera online y en 24 horas.
  • En ese plazo, se podrá tener un CUIT y una cuenta bancaria.

Actualmente, este proceso en la Argentina promedia los 60 días en Capital Federal y casi un año en el interior del país.

Estas mejoras al sistema ya están implementadas en Estados Unidos, Chile, Colombia y México funcionando perfectamente. De hecho, más del 70% de las nuevas sociedades creadas en Chile y en Colombia el último año son creadas bajo este nuevo formato ágil y simple.

Respecto al financiamiento, la ley propone tres herramientas principales:

  • La primera es la creación del FONDCE (Fondo Nacional para el Desarrollo del Capital Emprendedor) que se enfoca en las diferentes etapas iniciales de un proyecto: Fondo Semilla, Aceleración y Escalabilidad (Fondo de Fondos). El Estado no invierte, sino que son los privados que aportan principalmente su dinero y el estado los acompaña para poder fomentar la industria que hoy se encuentra completamente desfinanciada.
  • La segunda es la creación del Registro Nacional de Instituciones de Capital Emprendedor, dándole a sus inversores un beneficio de desgravamiento fiscal de hasta el 10% de sus utilidades anuales por el 75% del dinero que inviertan en las entidades registradas, y 85% en caso de que el dinero invertido sea en proyectos situados en economías regionales o de menor desarrollo.
  • La tercer herramienta es la legalización del crowfunding de acciones (financiamiento colectivo de acciones). Hasta ahora, lo que conocemos es el financiamiento colectivo de proyectos, pero esos proyectos no pueden ofrecer públicamente sus acciones. La ley viene a incorporar los "JOBS ACT" de EE. UU. (Jumpstart Our Business Startups Act, que puede traducirse como "pongamos en marcha nuestras startups"), para que cualquier emprendedor de cualquier parte del país pueda ofrecer un porcentaje de su proyecto a la comunidad inversora internacional. Esto es a través plataformas online reguladas por la Comisión Nacional de Valores.
Lo atractivo de esta nueva herramienta es que fomenta el lanzamiento de nuevos proyectos y su validación, y además de que puede generar una nueva cultura inversora. Los inversores que hasta ahora no encontraban la oportunidad de invertir en nuevos proyectos lo pueden hacer online y con un trámite sencillo.
Otro punto importante es que se puede crear un mercado secundario de los proyectos que pertenecen a la plataforma. En general, el inversor de riesgo, que invertía en estos proyectos, tenía que esperar mucho tiempo para recuperar el dinero. Acá puede poner las acciones que compró en la misma plataforma a disposición del resto de la comunidad para que otra persona pueda comprarle la tenencia a él y no esperar que el emprendedor venda su compañía.

Facilitar los trámites para la creación de empresas y la posibilidad de acceder a financiamiento son formas de incentivar el trabajo y las oportunidades de desarrollo.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres