Contenido

19 de diciembre 2016

Vicus: "Los argentinos somos muy zapatilleros"

Joaquín Brown, Guido Bessi y Guillermo Goñi vieron la oportunidad frente al cierre de las importaciones y lograron posicionarse en el segmento de los deportes extremos. La apuesta por la calidad y el crecimiento sustentable.
$.-

Tres amigos de Hicimos todo el caos al principio y, cuando logramos ordenarnos, empezamos a vender mucho más. toda la vida querían hacer algo juntos. Luego de largas charlas, definieron incursionar en el mundo de las zapatillas, un rubro que conocían solamente como usuarios. A mediados de 2013, con una inversión inicial de 120.000 pesos, lanzaron Vicus, una marca que supo posicionarse entre quienes practican deportes extremos.

"Queríamos crear un producto argentino de valor agregado. Teniendo en cuenta el proteccionismo a la industria nacional que se venía fomentando, vimos la oportunidad de fabricar zapatillas. Desde el principio, sentimos el compromiso de brindar un producto de calidad superior", explica Joaquín Brown que, junto a Guido Bessi y Guillermo Goñi, está al frente del proyecto.

Habían trabajado en relación de dependencia, pero no tenían experiencia como emprendedores. Hoy los tres están estudiando sus carreras universitarias y buscan perfeccionarse para que el negocio crezca a la par. Ya cuentan con dos empleados fijos, a los que se suman más de 20 freelancers entre diseñadores, comerciales y asistentes del área de marketing.

Con una línea de comunicación a la medida de su público, Vicus se ha involucrado en el día a día de sus seguidores. Patrocinan con zapatillas a deportistas de skate, surf y bike, al mismo tiempo que promueven acciones sociales y regalan calzado como premios de torneos de skate interbarriales, como el del partido bonaerense Malvinas Argentinas.

"Trabajamos todos los días con el objetivo de crear un producto de calidad internacional. Queremos seguir fabricando en la Argentina y tal vez producir una parte en China para así entrar en el mercado europeo y en otras regiones, pero sin perder nuestra identidad argentina", cuentan.

Comenzar paso a paso

Empezaron fabricando una pequeña cantidad en relación a los volúmenes actuales. El primer depósito y oficina fue la baulera de la casa de Guillermo. Poco a poco fueron creciendo hasta lograr mudarse a una oficina nueva, ubicada en Caseros, con más espacio de almacenamiento y preparada para recibir clientes.

En 2015, lograron duplicar las ventas y alcanzaron una facturación anual de más de seis millones de pesos. Han logrado sostener ese nivel crecimiento desde entonces y adjudican el éxito a su impronta a la hora de diseñar las colecciones, además del trabajo diario de no sólo vender un producto sino también un estilo de vida. Para sus zapatillas, están atentos a las tendencias internacionales pero las adaptan al público argentino, "que es más tradicional en cuanto a colores". A través de su marca y su comunicación, buscan que Vicus sea "una experiencia que transforme el camino del usuario".

Actualmente venden a través de su website y de 120 locales tipo skate-shop multimarca. "Les estamos muy agradecidos a los puntos de venta ya que apostaron por nosotros aunque éramos nuevos en el mercado. Sin su ayuda nuestra expansión hubiese sido mucho más lenta", reconocen.

Crecimiento comprometido

Los fundadores de Vicus buscan que todos los que participan del proceso productivo crezcan y es por eso que trabajan solamente con empresas que también cuiden a sus empleados. Están convencidos de que para sostener todo el aparato productivo que se ha desarrollado en los últimos años en materia de calzado es importante cuidar a las marcas emergentes que fabrican en el país.

"No lo decimos por nosotros como marca únicamente. Al fabricar, nos dimos cuenta de toda la gente que trabaja para realizar nuestros productos. Quizás en Vicus somos solo cinco personas trabajando en la oficina, pero para hacer nuestras zapatillas se emplea una fábrica de producto terminado que da trabajo a mucha gente: fabricantes de materias primas, cortadores, aparadores y operarios. Hay mucha gente trabajando todos los días para que las Vicus lleguen a los usuarios".

En 3 preguntas:

¿Por qué definieron producir zapatillas? Somos el país con mayor consumo de zapatillas por persona en Latinoamérica. Los argentinos somos muy zapatilleros. Además, el calzado es lo que más rota en el sector de indumentaria.

¿Cómo se organizan internamente? ¿Tienen roles definidos? Al principio, hacíamos todo entre todos. Era un caos. Nos dimos cuenta de que teníamos que organizarnos distinto así que llamamos a una consultora para que nos asesorara. Nos recomendaron que cada uno se dedicara a un sector de la empresa y nos funcionó muy bien. Por suerte, ahora está todo más encaminado. Hicimos todo el caos al principio y, cuando logramos ordenarnos, empezamos a vender mucho más.

¿Qué planes tienen para el futuro de Vicus? Creemos que si se sigue fomentando la industria nacional vamos a lograr crecer como lo venimos haciendo hace ya tres años. Este mercado evoluciona sostenidamente así que debemos actualizarnos diariamente. Con la ayuda de nuestros proveedores, tratamos de aplicar todas las tecnologías a nuestro alcance para mantenernos actualizados.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres