Contenido

08 de marzo 2017

Código de ética: 7 claves para implementarlo

¿Qué elementos deben estar presentes en el código de ética de tu pyme para que resulte una herramienta eficaz? Una guía para crear un documento sencillo y de fácil consulta.
$.-

El código de ética El código en sí mismo es una herramienta imprescindible, sin embargo la clave está en los procesos que giran en torno a él. de una empresa es una herramienta que establece estándares de comportamiento para todos aquellos que trabajen en ella o tengan algún tipo de vínculo (proveedores, por ejemplo).

Permite unificar criterios y disminuye posibles desviaciones de conducta. Además, es una manera de cristalizar la cultura organizacional, sus valores y creencias.

Si bien no existen recetas universales y cada código debe elaborarse teniendo en cuenta las particularidades de la empresa, sí existen determinados elementos que deben estar presentes.

He aquí unos pequeños lineamientos genéricos que te ayudarán a crear el código de ética para tu pyme:

1. Introducción. Recordar misión y visión estratégica. Conviene explicar los motivos del código. Es aconsejable que en la primera hoja el Directorio o fundador de la pyme manifieste su importancia.

2. Valores y principios que guían la manera de actuar de la empresa.

3. Aspectos normados sobre los cuales el código establece pautas. Derechos, deberes, prohibiciones y sanciones. A modo de ejemplo:

  • Regalos, hospitalidad, entretenimiento y atenciones.
  • Relaciones con el gobierno y reguladores. Licitaciones.
  • Contribuciones a partidos políticos.
  • Cumplimiento de ley local e internacional.
  • Conflicto de intereses.
  • Información privilegiada y confidencial.
  • Deberes y prohibiciones laborales, privacidad, seguridad e higiene ocupacional.
  • Violencia psicológica y acoso sexual.
  • Responsabilidad ambiental y social.
  • Relación con terceras partes; proveedores, clientes y sindicatos.
  • Procedimientos de valoración de personas e equidad.

4. Casos ejemplificados y de múltiple opción. De esta manera el lector podrá acostumbrarse a proyectar las consecuencias de sus decisiones con antelación. A su vez, un escueto apartado de mini-casos de "zonas grises" con sus respectivas soluciones brindará una hoja de ruta para aquellas prácticas ilícitas percibidas como normales –ej. pagos de facilitación– y aquellas prácticas lícitas que pueden ocultar corrupción (regalos, hospitalidad, viajes, entretenimiento, contribución a partidos políticos, patrocinios y donaciones).

5. Especificidad. Es importante no caer en excesivas generalidades en su redacción y ser tan específico como se pueda.

6. Mecanismos para fomentar y controlar su cumplimiento. Criterios y herramientas para abordar inquietudes. Canales para denunciar: resguardar el anonimato de ser necesario. Ej: el defensor del pueblo. Establecer de antemano cómo sería el procedimiento de investigación y cuáles serán los mecanismos para establecer sus correcciones y sanciones.

7. Implementación. La confianza es buena, el control es mejor. Es recomendable realizar auditorías periódicas y contar con declaraciones que confirmen haber leído y comprendido el código.

Mantener al personal ávido en curiosidades éticas permite acompañar de cerca su implementación.

Una vez que se cuenta con un último borrador, se sugiere compartir el código con asesores legales a efectos de lograr coherencia íntegra con el Derecho. Asimismo, sería enriquecedor compartirlo con organizaciones idóneas en ética empresarial.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres