Contenido

10 de marzo 2017

Dandy: por un mundo elegante y sustentable

Dandy: por un mundo elegante y sustentable
Diego Bradichansky y Lucía Naselo son las caras detrás de Dandy, una propuesta de cosmética masculina como excusa para trabajar por la sustentabilidad y abogar por el cambio.
$.-

Con suFue clave asesorarnos y capacitarnos. Pensarse solo emprendiendo es un peligro innecesario primer bebé en camino, casados desde 2015 y originalmente reunidos por los misteriosos algoritmos de Tinder, Diego Bradichansky y Lucía Naselo saben bien lo que implica jugarse por un proyecto y dejar todo en la cancha. Al mismo tiempo que empezaban su familia, fundaron Dandy, una apuesta por la sustentabilidad que se materializó en una línea de productos de cuidado personal masculino.

Diego es diseñador industrial y Lucía, comunicadora audiovisual. "Queríamos hacer algo por la sustentabilidad. Con más de 10 años de profesión, habíamos aprendido cómo hablarle al consumidor y creamos Dandy para poner nuestras habilidades y conocimientos al servicio del cambio. Pensamos que cuando el consumidor entiende el proceso industrial detrás de cada producto puede modificar sus decisiones para ir hacia un planeta más sustentable", explica Lucía sobre lo que los motivó a emprender.

Diseñan, fabrican y comercializan productos de cuidado personal masculino. Comenzaron con una línea para la barba y luego incorporaron productos para afeitado húmedo. Su propuesta se destaca por el diseño y por oponerse radicalmente a la obsolescencia programada de los productos estándar del segmento. Utilizan materias primas naturales y 100% biodegradables.

Decidieron emprender como pareja porque querían compartir más tiempo juntos: "Cuando nos conocimos, yo trabajaba muchísimas horas al día y era una piltrafa cuando llegaba a casa. Diego trabajaba independiente pero no encontraba proyectos que lo entusiasmaran. Entonces, decidimos unir fuerzas y armar algo a nuestra medida".

Incursionar en productos para el mantenimiento de la barba fue una suma de causalidades. Dandy inició sus actividades haciendo moños de madera de vestir, pero eran muy pocos los que se animaban a usarlos. Así empezaron a explorar el mundo masculino de la elegancia y el primer punto de venta mayorista de los moños fue una barbería. "El resto es una historia de adaptación y el descubrimiento de una oportunidad de negocios fuertísima a nivel internacional", resumen orgullosos.

Según explican, el clientede Dandy es alguien que entendió que la cosmética puede estar a favor de uno, de su aspecto, de su presentación. "Nuestro nombre presenta un poco a nuestro cliente. El hombre moderno empieza a redescubrir lo que Gardel ya conocía bastante bien".

Nuevos negocios, nuevos desafíos

Diego tenía experiencia en diseño, en sustentabilidad y en desarrollo industrial de productos, pero no en el rubro de la cosmética. Lucía aportó su conocimiento de branding pero nunca había trabajado en ventas, ni en producción y, mucho menos, en finanzas.

Al dar los primeros pasos con Dandy tuvieron que enfrentar el desconocimiento del mercado y del manejo de un negocio. "Una cosa es conocer el comportamiento del consumidor desde la publicidad y otra es generarlo o promoverlo desde un producto nuevo. En cuanto al crecimiento personal, no sé si cuando empezás entendés todo lo que va a pasar en tu vida y en tu cabeza. De hecho, hace poco reflexionábamos que, de haberlo sabido, quizás muchos no hubiéramos emprendido por miedo", confiesa Lucía.

Hoy reconocen que la principal dificultad que tienen es encontrar la manera de salir de las pequeñas tareas. Según resalta Lucía, cuando empezaron con el proyecto sabían que tenían que ocuparse personalmente de todo, desde lo más trivial a lo más importante. "Te toca ser cadete, diseñador, estratega, encargado de redes sociales, contestar en MercadoLibre y limpiar la oficina, que suele ser tu casa. El tema es que en algún punto tenés que ponerte en un rol más senior y se vuelve muy difícil soltar las pequeñas cosas. Pero sabemos que la clave está en contagiar nuestro entusiasmo a nuestro equipo y en eso estamos trabajando actualmente", cuenta convencida.

Crecimiento

La selección de los canales de comercialización fue un factor clave para el crecimiento del proyecto. Al principio resolvieron este desafío desde la intuición y se definieron por tiendas que transmitieran esa intención de elegancia simple. Actualmente, están trabajando para avanzar con puntos de venta más masivos.

Tienen un gran porcentaje de venta online porque, según explican, todavía existen tabúes sobre el cuidado personal masculino. "El boca en boca, muy común en el rubro cosmético femenino, en este caso no funciona. Por eso el online termina siendo un canal que da confianza y cierta discreción a los early adopters", agregan.

La comunicación tiene un lugar estratégico en Dandy. Utilizan Instagram, Facebook y algunas acciones de prensa nacionales como Revista Living, La Nación Revista y Clarín. En la Feria Puro Diseño realizaron una acción con un barbero que fue un éxito de difusión y que les valió el premio de prensa.

"Nuestro posicionamiento está enfocado en los puntos de venta que vamos eligiendo y en los contenidos originales y personales de nuestras redes sociales. Fuimos armando un Instagram que cuenta lo que somos con sutilezas y pequeños comentarios. La gente ve desde donde están hechas las cosas y eso a Dandy le hace siempre muy bien. Hay mucho trabajo puesto en la atención personalizada pre y post venta. El asesoramiento es parte importantísima de nuestro vínculo con los dandies", detallan sobre su estrategia de marketing.

En 3 preguntas:

¿Cómo surgió el interés por lo sustentable?El interés por lo sustentable hizo que Dandy surgiera. Siempre nos entran dudas sobre si el impacto cultural que nos proponemos es muy pretencioso o poco significativo; pero presentarles la sustentabilidad y la manera responsable de producir a las personas que no la conocen sigue siendo el primer motivo por el que hacemos esto. Si puede lograrse haciendo cosas lindas, súper útiles y de uso cotidiano, mucho mejor.

¿Qué pueden contar de su experiencia en Mayma e IncuBA?Mayma fue casi todo un año de capacitaciones, clases, mentoreos, y una final nacional en la que salimos sextos. Fue una experiencia muy importante en la parte del crecimiento personal. Aprender de negocios con un grupo de gente que está pensando ideas y armando proyectos para cambiar el orden de las cosas es muy motivador. Ser guiados por Mayma fue un lujo. Hace poquito que empezamos en IncuBA. Tiene trayectoria de potenciar mucho a sus emprendedores por lo que tenemos fe de que nos ayuden con comercio exterior y algunos otros planes para el 2017.

¿Qué harían distinto si pudieran volver el tiempo atrás?Haríamos mil cosas distinto, pero hoy preferimos no detenernos a pensar en eso. Te quita energía, te enojás con tu incapacidad cuando era parte de lo que tocaba aprender, te perdés en esfuerzos que no suman. Si estás atento a aprender de los errores y buscás aliados que te ayuden a crecer, lo que pasó antes es parte de lo que te cambió y te trajo hasta acá. Siempre, en el mundo emprendedor o en el mundo laboral más tradicional, lo importante es qué hacemos con nuestro tiempo hoy y mañana. Fue clave asesorarnos y capacitarnos, hay cosas que pasaron -y que están pasando- que jamás hubiéramos podido ni imaginar gracias a la ayuda de gente muy capaz que nos va guiando. Pensarse solo emprendiendo es un peligro innecesario.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Facundo Moro
Facundo Moro·Hace 7 meses

Grandes emprendedores y grandes personas detrás de Dandy!!