Contenido

22 de marzo 2017

Precios transparentes: nuevas normas para mostrar precios

Los cambios recientes en la normativa implican modificaciones en la comunicación de los precios, para defensa de los derechos de los consumidores. Cómo publicar precios de contado y en cuotas.
$.-

La Resolución 51 – E/2017, Cuando los precios se exhiban financiados deberá indicarse: el precio contado, el precio total financiado, el anticipo (si existiera), la cantidad y monto de las cuotas, la tasa de interés efectiva anual aplicada y el costo financiero total (CFT) emitida por la Secretaría de Comercio de la Nación y en vigencia desde el 1 de febrero de 2017, tiene el doble propósito de efectuar precisiones acerca de las transacciones que se realizan en un “único pago” y de garantizar la transparencia y el suministro de información a los consumidores en relación con la operatoria de pago mediante cuotas.

En primer lugar, se estableció que la prohibición de hacer diferencias entre operaciones de contado y con tarjeta se refiere a todas aquellas que se efectúan en un "único pago". Es decir, que quienes comercialicen productos o servicios no podrán realizar diferencias de precio entre operaciones al contado (o efectivo) o en un solo pago con tarjeta de débito, de compra, de crédito u otros medios electrónicos de pago. En consecuencia, la modalidad de "único pago" es equivalente a un "único precio".

Por otro lado, la mencionada resolución determinó que, cuando los precios se exhiban financiados, deberá indicarse: el precio contado, el precio total financiado, el anticipo (si existiera), la cantidad y monto de las cuotas, la tasa de interés efectiva anual aplicada y el costo financiero total (CFT). Asimismo, se estableció que los comercializadores de bienes o servicios bajo el mecanismo de venta financiada en cuotas no podrán incluir en sus anuncios la frase "sin interés" o similar cuando el costo de financiación del producto/servicio sea trasladado al precio de venta al consumidor (se entenderá que esta última circunstancia se ha verificado cuando el comercializador deba abonar el costo de financiación a algún proveedor de servicios financieros de forma directa o a través de un descuento en la liquidación de venta). Adicionalmente, la información referente al correspondiente CFT deberá colocarse en una ubicación contigua al resto de los datos informados, en una tipografía particular y tamaño al menos cinco veces mayor al que se utilice para dar a conocer la tasa de interés efectiva anual aplicada o la cantidad de cuotas o su importe.

Por último, la misma resolución hizo responsables a las entidades financieras y emisoras de tarjetas de débito, compra o crédito (así como a sus administradoras) del cumplimiento de las normas vigentes en materia de exhibición e información de precios, en tanto realicen o participen de manera conjunta en el ofrecimiento, promoción o acciones publicitarias de productos o servicios ofrecidos bajo la modalidad de venta financiada en cuotas.

Queda en claro que uno de los objetivos fundamentales de la norma en cuestión ha sido el de poner límite a ciertas prácticas comerciales abusivas (entre ellas, la de publicitar la fórmula de las "doce cuotas sin interés" cuando en realidad se está fijando como precio de contado el valor de la cuota multiplicado por su número). Desde dicho punto de vista, se promueve efectivamente una mayor transparencia en la compraventa de bienes y servicios y se apunta a combatir el uso desleal de los costos financieros "encubiertos" (en especial, en los mercados de productos semidurables y durables: indumentaria y calzado, electrodomésticos, electrónicos, rodados, etc.).

Si bien aún es prematuro sacar conclusiones definitivas sobre las consecuencias de la nueva normativa, dados los escasos días transcurridos desde su entrada en vigencia, resulta ya posible señalar los siguientes hechos en términos generales:

  • Se produjo una disminución de los precios de contado y una suba de los precios financiados;
  • Se registró un aumento significativo de las operaciones de contado o cerradas en menor cantidad de cuotas (de tres a seis) que las que se pactaban con anterioridad; y
  • Se extendieron los plazos de los planes financiados mediante tarjetas de crédito (en particular, a través de la participación de la banca pública).

Los próximos valores de los distintos índices de precios al consumidor permitirán seguramente extraer conclusiones más sólidas con respecto al impacto de las medidas antedichas. Se verán también más resultados en la medida que los cambios en la comunicación se implementen en todos los comercios. De todos modos, y más allá de sus efectos prácticos de corto plazo, la iniciativa oficial debe ser recibida como un paso positivo en defensa del interés de los consumidores.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Laura D´Auría · Hace 2 meses

Actualización sobre este tema: www.iprofesional.com/notas/247536-Precios-Transparentes-ahora-no-ser-obligatorio-exhibir-el-costo-financiero-y-la-tasa-en-los-comercios