Contenido

24 de mayo 2017

Briket: "Para crecer, toda empresa debe ir cambiando con el tiempo"

Briket: Para crecer, toda empresa debe ir cambiando con el tiempo

Como segunda generación al frente de la empresa familiar, debieron hacer foco en la profesionalización y crecimiento del negocio. Hoy, con la empresa consolidada, apuestan a innovar en los procesos para atender las necesidades de distintos nichos de mercado.

$.-

SeLos sueños no son casualidades, son producto del esfuerzo y dedicación emocionan cuando recorren un pueblo y se encuentran con heladeras que fabricaron sus padres hace 60 años... ¡y todavía funcionan! Roberto Lenzi, actual director productivo de Briket, y su primo Marcelo Lenzi, director comercial, heredaron la empresa que fundaron sus padres Rinaldo y Adelmo, inmigrantes italianos que llegaron a la Argentina después de la Segunda Guerra Mundial y se asentaron en Rosario, Santa Fe.

Al comienzo, Rinaldo y Adelmo se dedicaron a hacer productos con chapa hasta que vieron en la refrigeración una oportunidad. Así surgió Briket, una empresa familiar pequeña, donde trabajaban muchos de los vecinos de la zona, dedicada a fabricar heladeras, exhibidores y freezers tanto para empresas como para hogares.

"El crecimiento fuerte se dio cuando, hace 17 años, nos instalamos en la planta actual que ocupa un predio de cinco hectáreas", contó Roberto en el Encuentro Buenos Negocios Rosario 2017.

Reconocen que el traspaso generacional no fue fácil. "Nuestros padres nos transmitieron la voluntad de trabajo y nos dieron una empresa medianamente armada, pero si queríamos crecer y tener una empresa competitiva, teníamos que profesionalizarnos". Así, Roberto y Marcelo, como segunda generación, tuvieron que armar el organigrama, organizar los departamentos y dividir los roles. "Como directivos, tenemos la responsabilidad de dirigir cada departamento y de estar al tanto de lo que pasa en la empresa, pero no tenemos todos los conocimientos específicos que requiere cada área", explicó Marcelo. Con 400 empleados, dicen que la única manera de crecer "es rodearse de gente capaz, que exista una coordinación eficiente entre todas las áreas de la compañía y canales que permitan una comunicación fluida".

Entre las fortalezas de Briket, destacan la flexibilidad para fabricar productos casi a medida, lo que les permite atender distintos nichos de mercado. "En un mercado híper competitivo, apostamos por seguir creciendo. La clave, para nosotros, está en diversificar y desarrollar nuevos productos. Vender menos de más productos. Hoy, a la economía de escala hay que sumarle una economía de diversidad", sostuvieron.

En ese sentido, para ellos, el desafío es adaptar los procesos productivos para que, sin aumentar los costos, se puedan brindar productos personalizados, que respondan a las necesidades de cada cliente.

"Cuando uno emprende, tiene que tener pasión y convicción por lo que hace. Los sueños no son casualidades, son producto del esfuerzo y la dedicación; eso es lo que nuestros padres nos inculcaron", compartió Marcelo. "Nuestro deseo es que nuestros hijos y nietos continúen el camino que hemos hecho". Y así parece ser. La tercera generación ya forma parte de la empresa, inspirada por el mismo propósito de sus fundadores: "Cuidar la idea fundacional que fue siempre estar un paso adelante en calidad y cuidar el medio ambiente".

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres