Contenido

24 de mayo 2017

Corven: "Él éxito se alcanza después de varios fracasos"

Corven: Él éxito se alcanza después de varios fracasos

La historia de Corven es la historia de la familia Iraola. Marcada por los cambios, la empresa supo hacerse su lugar en el mercado enfocándose en la fabricación de motocicletas en la Argentina.

$.-

CorvenEs fundamental para hacer negocios tener en cuenta las finanzasMotos nació en 2007 como parte del legado y experiencia de Corven Amortiguadores, empresa creada en 1969 por el padre de Leandro Iraola. A los 20 años y tras fallecer su madre, Leandro se hizo cargo de la empresa. "Cuando tomé la empresa estaba muy complicada financieramente, era un negocio chico de 30 empleados y tenía solo un 3% de mercado argentino de amortiguadores", contó Iraola en el primer Encuentro Buenos Negocios de 2017 que tuvo lugar en Rosario, Santa Fe.

Desde esa situación hasta hoy muchas cosas cambiaron: hoy Corven Motos es una de las principales empresas del país en su rubro, año a año ha duplicado la producción, cuentan con un centro industrial de 14.000 m2 en Venado Tuerto y un centro de distribución en Moreno, provincia de Buenos Aires, además de haber desembarcado en Brasil y China.

En 2003, empezaron a diversificar el negocio. "Tenés que ver los negocios desde las finanzas", le dijo un asesor en ese entonces. "Es fundamental para hacer negocios tener en cuenta las finanzas", recalcó Leandro. Este plan de diversificación los llevó a crear Corven Brasil y Corven China, que les permitió ganar competitividad y sobrevivir en el contexto argentino.

Fue en ese momento cuando se planteó qué negocio podía hacer que facturara más que las autopartes. "El negocio de las motos lo conocía y vimos que venía creciendo". Así fue como ganaron la representación de las motos indias Bajaj, empresa líder en fabricación de motos en el mundo.

Con una estructuramucho más grande que la que heredó Leandro, hoy Corven cuenta con un CEO para todo el grupo y un comité de directorio externo que aporta valor y una mirada desde afuera de la compañía.

"Para ser buen empresario, hay que trabajar mucho. Nadie te regala nada. La suerte es un segundo factor. El éxito se busca y se alcanza después de muchos fracasos. La clave está en empujar, en no caerse ante el primer problema", concluye Leandro.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres