Contenido

30 de diciembre 2015

8 claves para tomar decisiones

¿Estás frente a una de las tantas decisiones que implica el negocio propio? Repasá estos consejos imprescindibles para enfrentar pequeñas y grandes decisiones.
$.-
  1. Dar a cada decisión la importancia Combinar racionalidad e intuición y dar a cada decisión la importancia que merece permite enfrentarlas con mayor seguridad.adecuada. No vale la pena dedicar el mismo tiempo y esfuerzo a revisar pequeñas decisiones diarias que a las que pueden poner en riesgo el futuro de tu negocio. ¿Una regla simple? Enfocate en las decisiones estratégicas y, a lo sumo, tácticas, y aprendé a delegar las más operativas. (ver: "Delegar: 7 claves")
  2. No temer a la incertidumbre. La mayoría de las decisiones que se toman en la empresa tienen un grado de incertidumbre.Es decir que, aunque busquemos información y trabajemos hasta el cansancio analizando las alternativas y sus posibles resultados, no vamos a saber la consecuencia exacta de las decisiones. Así, una actitud abierta a lo desconocido te permitirá navegar con mayor solidez el futuro por naturaleza incierto.
  3. Acotar los riesgos. Allí está el futuro incierto, pero la información permite conocer y acotar los riesgos. Investigaciones de mercado, cálculos de demanda, cifras de empresas similares, estudio de casos pueden ayudar a reducir lo desconocido, llegando a lo que se conoce como "riesgos calculados".
  4. Revisar cada etapa. Ver cada decisión como un proceso permite descomponer la situación en una sucesión de pasos e identificar en cada uno de ellos potenciales trampas a la racionalidad. (ver "Toma de decisiones: 8 pasos") Por otra parte, te forzará a dedicar tiempo a pensar en nuevas alternativas y las consecuencias que cada una puede acarrear.
  5. Dar lugar a la intuición. "Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón", planteó la novelista belga, Marguerite Yourcenar. Aun en las racionales decisiones de negocios, las "corazonadas" pueden encontrar su lugar. Asegurate de prestar atención a tus primeras impresiones, impulsos y sentimientos, para no tomar decisiones que luego te sean imposibles de llevar adelante.
  6. Pensar en término de escenarios. Una forma simple de imaginar el futuro, consecuencia de nuestras decisiones, es el uso de escenarios: ¿qué es lo peor que puede pasar?, ¿cómo sería una situación normal?, ¿cómo se ve un escenario optimista? (ver: "Planificar el futuro imaginando escenarios")
  7. Programar decisiones que se repiten. ¿Horas y horas para resolver problemas recurrentes? Mejor establecer políticas o decisiones programadas que permitan analizar y decidir una sola vez: a qué tipo de clientes se aplican qué porcentajes de descuento, cómo se resuelven disputas entre empleados, quién se ocupa de determinadas tareas, etc.
  8. Aplicar la creatividad. En la mayoría de las decisiones, el pensamiento creativo puede aportar nuevas visiones y alternativas de solución. No dejes de aplicarlo, sobre todo en las decisiones más importantes de tu negocio. (ver "8 técnicas creativas para encontrar buenas ideas")

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres