Contenido

¿Cómo medir los resultados de la gestión en una pyme?

El famoso "¿cómo vamos?" es una pregunta que generalmente se trata de responder desde el Departamento de Administración de toda empresa.
$.-
Es una pregunta de difícil respuesta si no sabemos adecuadamente a dónde queríamos ir, lineamientos que se definen de antemano en empresas internacionales donde los futuros escenarios, las proyecciones del mercado y las alternativas posibles, se definen mucho antes de empezar el presupuesto del año siguiente.

Es desde estos "a dónde vamos" y "cómo vamos" por donde pasan muchos de los problemas de las pequeñas y medianas empresas argentinas, ya que los presupuestos del año venidero se retrasa hasta tener los datos más reales posibles del fin del ejercicio precedente o directamente no se tienen hasta entrado el año en cuestión.

Algunos libros especializados en Control de Gestión hablan de la "falta de madurez" de las pymes argentinas, enfatizando en que no cuentan con las herramientas adecuadas para medir correctamente la gestión. Esto, junto con las estrategias de valuación de activos o reconocimiento de ingresos que fueron seleccionados para optimizar la posición fiscal de la empresa (y, por lo tanto, requieren que la información histórica de los estados contables deba readaptarse para medir la gestión), hacen que resulte muy difícil dar una respuesta justa a la famosa pregunta inicial.

Así como el armado de un presupuesto es imperativo para poder medir la gestión (control de lo que ha pasado con lo que pensábamos que iba a pasar) existen otras herramientas que nos permiten ir conociendo los resultados de progreso a medida que transcurre el año.

Con la incorporación de los ERP (sistemas administrativos donde confluyen la gestión de la empresa con la contabilización de las operaciones) resulta cada vez más conveniente obtener estos datos: podemos cotejar día a día las ventas, las compras, las cobranzas, los pagos y, en general, obtener un estado de situación de cada momento.

El Control de Gestión se incorporaría entonces como un paso más en un proceso continuo:

Llegados a este punto debemos analizar cuál es la forma más eficiente de mostrar la información porque, en un contexto de incertidumbre, tal como el que estamos viviendo, debemos tener una serie de parámetros para monitorear la situación y así tener un horizonte un poco más claro. La información se vuelve imprescindible. Y aunque sea lugar común, déjenme recordar la diferencia entre "datos" e "información".

Un dato es una cifra, un número; "algo" aislado y sin utilidad. Y de eso, toda empresa está llena. Basta abrir la PC o entrar a Internet. Información, en cambio, es un "conjunto de datos coherentes y útiles para un propósito". En este sentido, y para la toma de decisiones, precisamos contar con información; aquella que es importante y oportuna, que agrega valor en la gestión, que no distrae la atención hacia aspectos que no sean el foco mismo del problema.

En consecuencia, para poder responder a la pregunta inicial: "¿cómo vamos?", es necesario monitorear la situación y obtener información de las diversas fuentes (presupuesto, indicadores del mercado, registro de las operaciones de la empresa), para presentar a los Directivos. Cuáles serán las mejores herramientas para mostrar y analizar esta información, lo dejamos en vilo para el próximo artículo.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Pascual Galliverti · Hace 2 meses

Desarrollamos tableros de comando y sistemas de gestion para empresas PyME y microPyME. Además, prestamos servicio de consultoría (estrategica y de ingeniería). Pueden contactarse a bypasz@gmail.com para comentarnos su caso. Muchas gracias.