Contenido

22 de marzo 2013

Baumm: en cartel desde 2005

Ese año Rodrigo Chapero y Lukas Desimone decidieron experimentar con los restos de un cartel de la vía pública impulsados por la idea de fabricar objetos reutilizando materiales. El resultado fue un bolso original y urbano.
$.-
Todos los meses, miles de carteles que inundan Baumm se vende en Estados Unidos, Japón, España, Inglaterra la vía pública y las autopistas de nuestra ciudad se desmantelan para sustituir un anuncio publicitario por otro. Un nuevo champú es remplazado por el último modelo de una 4x4. El recital de una banda internacional ocupa el lugar en el que antes había un yogurt dietético.

Así, a la contaminación visual se suma la contaminación ambiental. Toneladas de lona vinílica, con la cual se montan estos avisos gigantes, son descartadas. Lo peor: se trata de un material que no se degrada ni se recicla.

Hace ya 7 años e inspirados en Freitag, un emprendimiento suizo que produce a partir de lonas de camiones, estos dos diseñadores confeccionaron su primer bolso y, al ver el resultado, descubrieron que eso que para otros era un desperdicio, para ellos representaba "un material súper noble y con infinitas posibilidades estéticas". Así nació Baumm.

Después de interminables pruebas y muestras para testear las lonas, que resultaron ser altamente resistentes, armaron una primera línea de morrales y carteras, para después integrar artículos de iluminación y mobiliario como sillones y puffs. "Si querés baummizar un mueble viejo y fuera de uso, escribinos", proponen en su web.

Todas las colecciones tienen piezas únicas, impregnadas del color y las gráficas de la cartelería urbana de Buenos Aires. "Cuando finaliza el tiempo de exposición de la imagen, entramos nosotros y convertimos este material en un nuevo producto, reutilizando no sólo la lona, sino también sus colores y texturas."

Las posibilidades creativas de Baumm son ilimitadas y dependen exclusivamente del ingenio de sus autores. Su mayor atractivo no está en los colores de sus productos, ni en el hecho de que no haya dos piezas iguales, ni en su alta resistencia y duración o la posibilidad de reconocer la imagen de algún cartel en sus diseños. Sino en todo esto junto y combinado con el mensaje sustentable que promueve la marca a través de sus artículos.


Fuente: Ecomania

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres