Contenido

14 de julio 2017

Área de finanzas: nuevos desafíos

Una gestión moderna de las finanzas debe medir no solo la evolución de las ventas, los costos y los resultados, sino también la estrategia, el modelo de negocios y la relación con los clientes y colaboradores.

$.-

En un Hoy quien se ocupa de las finanzas debe ser más proactivo en los diferentes sectores de la empresa contexto que plantea un nuevo modelo de gestión empresarial, las empresas que pretendan estar a la vanguardia deberán adaptarse a los nuevos modelos de medición y por ende a desarrollar nuevos roles en sus directivos.

Estos nuevos modelos tienen en cuenta no solo la salud financiera de la empresa, sino más bien la observan desde una mirada más integradora, entrando en juego los procesos, es decir, cómo se hacen las tareas, y también los aspectos relacionados con el marketing y los clientes, como así también los empleados. El nuevo modelo de gestión es más abierto, inclusivo y, sobre todo, participativo. El clásico modelo del contador encerrado en la oficina no va más. Hoy quien se ocupa de las finanzas debe ser más proactivo en los diferentes sectores de la empresa.

¿Qué se debe medir en el nuevo paradigma?

1- Procesos y tareas

En esta etapa, se deben identificar cuáles son las actividades clave de la organización. Quizá en empresas industriales el foco esté puesto en los procesos productivos. En empresas comerciales, puede estar en el correcto cumplimiento de entregas a clientes. La recomendación es hacer un mapa con todas las tareas que se desarrollan en la organización y luego clasificarlas según su grado de importancia para el negocio. Luego se deben tomar los tiempos de ejecución de cada una y observar si existe posibilidad de mejora en cada tarea.

2- Gestión Comercial

La gestión comercial no solo se mide por la evolución de las ventas o la tasa de penetración de nuevos productos. La gestión moderna trata de interpretar otras variables. Cada empresa tendrá las propias, pero por citar algunos ejemplos diríamos: ventas por vendedor, por segmentos de clientes y por canal. Cantidad de ítems por factura. Cantidad de clientes por vendedor. Tiempos de visitas a clientes. Cantidad de presupuestos ganados. Rentabilidad por vendedor y por clientes.

3- Competencia

Generalmente, se actúa en función de lo que hace la competencia, esto a veces es correcto y otras no. Todo depende del negocio. Pero sí es vital analizar el marco competitivo en el cual nos movemos y si la estrategia es adecuada. Ejemplos de indicadores pueden ser: nivel de precios, descuentos otorgados y plazos de pago. Medios de pago alternativos. Comercio electrónico y canales de distribución. Cantidad de vendedores por zona. Frecuencia de visitas a clientes y plazos de entrega. Cantidad de locales comerciales. Calidad de productos comercializados. Nivel de atención a clientes.

3-Recursos Humanos

El tema por excelencia. Si tuviéramos que hacer foco, la recomendación estaría puesta en este aspecto. Los recursos humanos son la clave del negocio, su gestión y desarrollo dependen ampliamente de la calidad y capacidad de las personas. ¿Qué debemos observar? Las competencias estratégicas necesarias para desarrollar la tarea, habilidades requeridas, grado de motivación, actitud personal, satisfacción con la tarea, rotación de puestos, productividad, tasa de retención y clima laboral, entre otros.

4-Gestión Financiera

Los indicadores financieros son extremadamente importantes para resumir las consecuencias económicas de acciones que ya se han ejecutado. Los números muestran el acto consumado, y en algún caso, el futuro. Aquí algunos de ellos que pueden tenerse en cuenta: rentabilidades brutas y netas, inmovilización de activos, costo del capital, evolución patrimonial, indicadores de endeudamiento, evolución de ventas acumuladas y mes a mes, evolución de costos, rotación del capital y de activos, tasas de reducción de costos, promedio de cobros y pagos, distribución en días de deuda a cobrar, evolución de activos y pasivos, etc.

El nuevo contexto financiero y comercial, en donde los cambios se desarrollan a gran velocidad, modificó el espectro y las formas de interacción entre las empresas y el mercado. Es vital comprender que dicho cambio también llegó para las pymes. Las empresas locales, si pretenden estar a la vanguardia, deben contar con sistemas de medición innovadores y adelantarse de manera estratégica a nuevos escenarios.

Finalmente, si se pretende perdurar y tener un modelo de negocios sustentable, se debe cambiar el foco de la medición, medir lo que no se mide y dejar de lado la foto del pasado.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres