Contenido

Perfeccionar el legado familiar

Heredaron de su familia el conocimiento sobre el mercado de librería e imprenta y decidieron canalizarlo creando Grabatto 1956, una empresa dedicada a los artículos de librería de diseño y vanguardia. Aquí hablan sus protagonistas.
$.-
Grabatto es una librería boutique: así  la "La clave principal para trabajar en familia es mantener la comunicación y el diálogo fluido para anticiparse al conflicto". definen sus dueños  Alfredo Peyras, Rubén Peyras y Alejandro Canonaco.  Ellos son la tercera generación de la familia dedicada a la industria de librería e imprenta. En 1999, decidieron aprovechar todo el expertise heredado y crear Grabatto 1956 con la intención de introducir un espacio dedicado a clientes que buscan productos de escritura, librería  y regalaría de primer nivel, con diseños exclusivos para sus participaciones e impresiones de todo tipo.

Hoy cuentan con 10 sucursales y acaban de inaugurar un nuevo servicio para profesionales en la sucursal del shopping Las Palmas del Pilar, la más reciente. "Se trata de un servicio exclusivo para arquitectos, quienes pueden realizar plotters y fotocopiar sus planos en el local. Nos parece importante expandir la oferta de impresiones más allá de las propuestas clásicas como son participaciones sociales y gráfica para eventos", explican. Entre sus proyectos próximos está el deseo de mejorar las sucursales y seguir creciendo en locales, colaboradores, productos y clientes: "Crecer es nuestro futuro", afirman.

En esta entrevista nos cuentan la puesta en marcha y el desafío de hacer crecer la empresa:

  • ¿Cómo recuerdan la primera etapa de negocio?

Comenzar siempre tiene sus altibajos, pero nosotros traíamos el know how y eso nos ayudo a tomar mejores decisiones. Obviamente nos equivocamos. Un negocio es como un hijo: nadie nace sabiendo ser padre; lo mismo sucede desde lo empresarial: el negocio se aprende con el paso del tiempo y de los errores.

  • ¿Cómo fue creciendo Grabatto?

Nuestro crecimiento está muy ligado al nivel de recursos humanos que tenemos en Grabatto: somos nuestra gente.  Cada uno de los colaboradores le pone su máxima dedicación y, de esa manera, podemos hacer llegar a los clientes productos personalizados y con valor agregado.  

  • ¿Qué dificultades tuvieron que enfrentar?

El mayor desafío de los últimos años se dio a nivel de estructura. Como todas las pymes, la delegación de tareas y la reinversión adecuada son parte de los desafíos que intervienen en el crecimiento de la empresa y los resultados posteriores de negocio.

  • ¿Cuáles son las claves para trabajar en familia?

Trabajar con la familia tiene sus pro y sus contras, pero sin duda la mayor ventaja es manejarse con plena confianza, somos hermanos, nos conocemos y tenemos muy en claro hacia donde queremos que vaya Grabatto. Tal vez, la clave principal sea mantener la comunicación y el diálogo fluido para anticiparse al conflicto.

  • ¿Qué es lo que más los gratifica de su trabajo?

Una de las cosas que más disfrutamos es la experiencia de ofrecer productos de primera línea. Trabajar en un mercado relacionado al diseño y al detallismo es apasionante porque te permite estar en la búsqueda constante de la creatividad y la innovación.

  • ¿Cómo definirían la experiencia de emprender? ¿Qué consejo le darían a un emprendedor?

Creemos que es un camino apasionante, con muchos desafíos. A lo largo de los años nos dimos cuenta de que no es para todo el mundo, hay una genética emprendedora sin duda y, además, características de la personalidad que te ayudan a sostener un emprendimiento luego de creado, lo cual representa el desafío real del emprendedor y más en nuestro país en donde las reglas del juego cambian todo el tiempo.

  • Si volvieran para atrás, ¿harían algo distinto?

Con el diario del lunes seguramente sí,  pero todas las experiencias nos ayudaron a estar donde hoy estamos. Uno comete errores, como todo ser humano, y la empresa es un producto nuestro y, por lo tanto, hay cosas que se hicieron que hoy a la distancia sabemos que no volveríamos a hacer. Pero no estamos arrepentidos de nada, al contrario, felices de que hoy Grabatto sea lo que es, una fuente genuina de trabajo para nuestros colaboradores y una fábrica de alegría para los que disfrutan y reciben nuestros productos.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres