Contenido

11 de agosto 2017

Autogestión: cómo adaptarse sin fracasar

Autogestión: cómo adaptarse sin fracasar
Pasar del sueldo seguro y la estructura de la relación de dependencia hacia el trabajo autónomo puede resultar difícil. Claves para adaptarse a la modalidad de la gestión propia y la actividad freelance.
$.-
Pasar de la relación de Ser autogestivo implica tener parte de la mirada en el presente y otra en el futuro. Y mucha organización. dependencia a la autogestión puede ser una transición caótica si uno no comienza desde el primer momento con todo organizado. Sobre todo, porque muchos ítems que antes dependían de nuestro empleador ahora pasarán a ser nuestra responsabilidad, como pagar los impuestos que reemplazan a las cargas sociales, la obra social y otros rubros de los que alguien se ocupa mientras estás empleado.

Lejos de la tan escuchada frase de "ahora aprovecho mejor mis tiempos, yo decido mi agenda", ser freelance no implica que todos los días decidiremos qué queremos hacer. Uno de los errores más importantes de evitar es atrasarse en entregas(no importa lo que hagan, desde textos escritos hasta tortas) y esto puede ser muy frecuente si somos desorganizados. A veces no es mala voluntad, sino la mala costumbre de dejar todo para último momento. Para que esto no suceda, es ideal contar con un cronograma en el que se pueden ir anotando fases del proceso que deberán ser respetadas para llegar siempre a tiempo.

La organización también debe ampliarse a todas las etapas del proceso, en particular para el manejo de las cuentas, por eso se debe ser muy cuidadoso con los estados de las facturas que emitimos o debemos emitir. Es normal que, acostumbrados a recibir el sueldo del 1 al 5 de cada mes, en los primeros tiempos no sepamos qué ya cobramos, qué todavía falta (sobre todo en estos momentos en que muchas empresas retrasan liquidaciones o las fechas se ven aplazadas). Tener una planilla cada uno sabrá el soporte que mejor se adapte a su estilo-- con los diferentes estados de las cuentas para tener en claro, entre otros detalles, cuándo reclamar si hiciera falta.

A esto se suma una nueva complejidad. Al no cobrar todos nuestros ingresos juntos, muchas veces es necesario planificar para ir cumpliendo con las obligaciones(¡Los servicios son indispensables para poder seguir trabajando!) y, al mismo tiempo, no quedarnos sin efectivo en el bolsillo para desenvolvernos en la vida cotidiana.

Por último, aunque en realidad es el inicio que pone la rueda a girar, siempre hay que apartar un espacio en la agenda para salir a buscar nuevos clientes. Ser autogestivo implica tener parte de la mirada en el presente y otra en el futuro. Para esto, no hay que abandonar los contactos, aunque parezcan superficiales. Muchas veces ir a reuniones que parecen poco productivas pueden darnos una linda sorpresa.

Parece mucho, puede sonar abrumador, pero la clave es la organización. De su mano podremos emprender jornadas que, incluso, nos permitan ejercitar y hasta ver una serie.

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
lucas miranda
lucas miranda·Hace 1 mes

Muy bueno, justamente en éste momento estoy atravesando la situación mencionada. Me dedico únicamente a mi empresa sin tener un flujo de ingresos estable y a veces me preocupa no contar con la organización adecuada. Sin embargo ante esa necesidad resulta un desafío y encuentro nuevos medios y fuentes de ingresos para nuestro negocio. Gracias por compartir, Lucas Miranda www.selectonline.com.ar