Contenido

30 de agosto 2017

Vidrial: "Planificar permite proyectar a dónde se puede llegar"

Vidrial: Planificar permite proyectar a dónde se puede llegar

Es una de las principales empresas de procesamiento de vidrio del Norte del país. Desde Tucumán, sus pilares de crecimiento han sido la adaptación al mercado y el dar soluciones a las necesidades de sus clientes.

$.-

Vidrial Las ideas deben ir en busca de oportunidades es el típico caso de una pyme familiar, los Avilés, que arrancó como un pequeño proyecto y, rápidamente, se convirtió en uno grande. Nació en 2012, como tercera empresa de un grupo con fuerte presencia en Norte de la Argentina, dedicada a procesar vidrio. "Como las empresas anteriores, Vidrial surge a partir de la necesidad de los clientes", contó Sonia Mochón, socia gerente de la empresa, en el Encuentro Buenos Negocios Salta 2017.

Desde Abalum, la empresa de aluminio del grupo, detectaron que los tiempos de espera y de entrega de vidrio para terminar sus trabajos eran largos. "Pensamos, así, cómo mejorar el servicio al cliente". De esa oportunidad y después de mucho análisis, apareció Vidrial.

Sin conocimientos en el rubro, Sonia cuenta que lo primero que hicieron fue contratar a una consultora especializada en el tema. La apuesto implicó, además, una fuerte inversión en tecnología y maquinaria, junto con la aplicación de procesos de calidad para estar listos para certificar normas.

Las capacitaciones y los viajes al exterior fueron –y continúan siendo– una palanca fundamental para aprender cada vez más sobre el negocio. "Los viajes nos acercan a nuevos productos y tecnología. Ver qué se desarrolla afuera simplifica el camino: después sí hay que aprender a usarla e incorporarla al mercado local".

La planta estuvo lista en ocho meses y si bien nació para proveer a Abalum, pronto redireccionó su estrategia para cubrir las necesidades de toda la zona. "Había una necesidad de un proveedor local, ágil que entregue en el momento preciso y prolijo", enfatizó Sonia.

Cinco años después, Vidrial cuenta con 45 empleados. Las tres empresas (la constructora Aba Torre, Abalum y Vidrial) trabajan de manera sinérgica en cuanto a los recursos internos y a la parte comercial, pero cada una tiene su propia planificación . Respecto a este punto, Sonia sostiene que una buena planificación permite proyectar a dónde se puede llegar, marcando los límites de flexibilidad.

Como grupo, debieron afrontar en estos 30 años un sin fin dificultades, pero, a pesar de las vicisitudes y de las recomendaciones de mudarse a Buenos Aires, siempre apostaron por quedarse en Tucumán y encontrar diferenciales: "El Norte está necesitado de potencial. Hay oportunidades, herramientas y capacidades disponibles; solo hay que animarse a capturarlas".

Atención, servicio, vínculo cercano con los clientes, capacidad de estimación de los tiempos de obra son, para ellos, las claves de su éxito.

Actualmente, con la incorporación de los hijos al negocio, Vidrial se encuentra trabajando en un protocolo familiar : "Es muy importante para alcanzar la sustentabilidad de la empresa", reconoce Sonia.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres