Contenido

03 de abril 2013

Hacienda del Plata: "Se debe ser lo que se dice ser"

Heredaron la tradición familiar y la convirtieron en una oportunidad. De los viñedos históricos del siglo XVIII a la creación de una bodega propia que exporta a todo el mundo. Cómo agregar valor y construir una empresa familiar sólida.
$.-
Son la quinta generación en hacerse cargo de los"Hacerse cargo de una pequeña bodega y sus viñedos es un reto enorme. Se es obrero de viña, enólogo, vendedor, gerente, director". viñedos históricos que poseen ubicados en la provincia de Mendoza. Ellos son la familia González Guezalez O´Donell, una familia que se comprometió con la tradición y el legado de sus antepasados y que encontró una forma de agregar valor a esa herencia redireccionando el negocio desde el viñedo a la bodega propia.

"Hacienda del Plata es la concreción del devenir natural de las cosas. Fue un impulso de sentimientos, de madurez en busca del valor agregado para sus viñedos y uvas que merecían un segundo paso, el vino", cuenta Pablo González, socio gerente de la firma.

Hacienda del Plata nace, de este modo, en 1999 de la mano de Pablo y su esposa María Laura Toso. Pronto se suman sus hijos Juan Pablo, Nicolás, Rosario e Inés y, en 2010, la empresa pasa a formar parte de Vinos y Hacienda S. A., sociedad integrada por todos los miembros de la familia. En ella, cada uno cumple un rol específico y aporta su expertise que van desde la producción agrícola hasta la comunicación.

Trabajar en familia requiere de una "cuidada franqueza", dice Pablo. "La sinceridad es una virtud, pero siempre acompañada del tacto, el tino, la oportunidad justa". Entre las muchas ventajas de montar una empresa familiar, considera que el compromiso de sus integrantes es el que inclina la balanza positiva. La contraparte, reconoce, es lograr una clara separación, entre empresa y familia.

De la viña al mundo

La sucesión de generaciones desde el siglo XVIII hasta hoy se fue dando de modo natural, casi por herencia: "Es necesario conocer un viñedo, ser capaz de identificar su equilibro y balance. Quienes lo condujeron fueron traspasando esa experiencia enseñando a identificar sus secretos. Hacerse cargo de una pequeña bodega y sus viñedos es un reto enorme. Se es obrero de viña, enólogo, vendedor, gerente, director. De la "viña al mundo" podría ser una frase que representa a los dueños de una pequeña bodega", explica Pablo.

Pablo revela que para él no hay fórmulas mágicas para el éxito: "La tarea es ardua. El vino debe ser muy bueno, como todos los que hay en el mundo, pero la persona que lo presenta es quien le da el toque final para que la venta se produzca. No hay recetas. Solo la creatividad, la imaginación, la corazonada..."

Sin embargo, a la hora de poner en palabras su permanencia en el mercado, destaca una: congruencia. "Se debe ser lo que se dice ser. Desde el importador al consumidor, el mensaje y los hechos deben ser coherentes y precisos. La búsqueda de la fidelidad, franqueza y amistad está por encima del volumen de la venta", sostiene. Además, resalta la flexibilidad y la prudencia como atributos para sobrevivir en contextos marcados por sucesivas crisis y cambios, como el nuestro.

Hacienda del Plata está siendo administrada por "sangre joven", como dice Pablo, y esto le da un empuje nuevo. Así, la nueva etiqueta, "Captura", saldrá a la búsqueda de mercados por Estados Unidos y Brasil y están renovando el sitio web para acortar la distancia con el consumidor. También la explotación turística de la bodega y sus espacios verdes está en agenda, al igual que un proyecto muy esperado que es un tambo propio en la provincia de Córdoba.

En 3 preguntas


  • ¿Cuáles son las características diferenciales de Hacienda del Plata?

Luchar día a día, vino a vino, en busca de la propia identidad. Jamás imitar. Siempre innovar. Ser auténticos.

  • ¿Qué es lo que más los gratifica de su trabajo?

Su entorno. La magnificencia de la naturaleza que lo contiene. La admirable capacidad y mansedumbre de su entrega, de las uvas en vino, donde la recreación se expresa cabalmente dejándonos la ejemplar enseñanza del no aferrarse; de aceptar el destino que la naturaleza y vida nos muestran sabiamente.

  • Si volvieran para atrás, ¿hay algo que cambiarían o harían distinto?

Solo volver a empezar.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres