Contenido

6 claves de (micro)marketing para revendedores

Muchas decisiones de precio y producto ya están tomadas por la empresa proveedora, pero los revendedores también pueden hacer marketing en pequeña escala para impulsar sus ventas. ¿Cómo? Algunos consejos en esta nota.
$.-
¿Hacés venta directa? ¿Sos revendedor de una Si bien las grandes definiciones de marketing las toma tu proveedor, vos podés hacer "micromarketing" para vender más y mejor.empresa de cosméticos, suplementos dietarios o productos para el hogar? El marketing básico de los productos ya está en gran parte definido por tu proveedor (ver "Las 4P"), pero hay cosas que vos podés hacer para impulsar tus ventas.

Algunas claves de este marketing en pequeña escala que todo revendedor puede aplicar en su emprendimiento:

  • Hacé tu propia investigación de mercado. ¿Dónde están tus clientes? ¿Qué les interesa comprar? Conocer mejor a la demanda de tu zona o grupo de influencia te ayudará a enfocar mejor tus esfuerzos. (ver "Cómo investigar el mercado cuando no hay plata")
  • Ajustate a tus clientes. La empresa puede tener una estrategia nacional o internacional, pero nadie mejor que vos para entender las necesidades de tus compradores en particular. ¿Qué necesidades específicas existen en tu zona de trabajo o segmento de mercado que los productos de la empresa puedan satisfacer? Por ejemplo, si vivís en la playa es probable que puedas identificar en el catálogo de tu empresa el mejor champú para enfrentar los efectos del mar en el pelo, o que si estás en contacto con deportistas puedas encontrar el suplemento dietario que se adecue mejor a sus requerimientos.
  • Creá tus propias  promociones. Tal vez no puedas modificar precios o realizar cambios en los productos en sí, pero está a tu alcance armar paquetes de oferta para fechas especiales, ofrecer financiamiento especial a tus buenos clientes o hacer pequeños obsequios que incentiven las compras.
  • Participá en eventos donde esté tu mercado potencial. Fiestas, reuniones de egresados, conciertos, grupos de terapia, clases de idiomas y otras actividades grupales pueden darte la oportunidad de llegar a tus clientes en forma directa.
  • Establecé acuerdos. Buscá negocios que complementen tu propuesta (¡no vas a poder hacer acuerdos si los productos son competitivos!). Por ejemplo, si vendés accesorios podés acercarte a algunas tiendas de ropa, o si vendés  cremas a las peluquerías. Pueden compartir ciertos ingresos o promocionarse mutuamente.
  • Apoyate en tus puntos fuertes. La atención personalizada, el asesoramiento, el conocimiento sobre el producto o la posibilidad de entrega a domicilio pueden ser los puntos en los que se apoye tu éxito. EN algunos casos tu fuente de diferenciación puede estar incluso en vos mismo (ver "9 fuentes de ventajas diferenciales")
  • Establecé una comunicación fluida con tus clientes. Si lográs estar en contacto por diversos medios con tus clientes, podrás sostener la relación (¡y las ventas!). ¿Algunas herramientas de bajo costo? Blogs, reuniones, visitas regulares o presencia en redes sociales.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres