Contenido

10 de noviembre 2017

Congelados del Sur: innovación continua y eficiencia productiva

Congelados del Sur: innovación continua y eficiencia productiva

Para Adolfo Rouillon y José Manuel Robledo, la clave es trabajar con visión de largo plazo y pensando en un mercado global. Desde Rosario, armaron Congelados del Sur en 2005 y hoy abastecen a grandes empresas alimenticias y supermercados.

$.-

Adolfo Rouillon y José El camino del emprendedor es largo, sinuoso y muy intenso. Pero ver cómo transformás la realidad a partir de tus sueños, convicciones y locuras es muy gratificante Manuel Robledo estudiaron juntos en Rosario. Recién graduados fundaron una empresa enfocada en desarrollo de software para internet. El emprendimiento creció y en 2000 fue adquirido por un grupo mexicano. Pasaron cinco años y Adolfo y José Manuel decidieron volver a emprender juntos. Y así nació Congelados del Sur.

Venían de la industria de la tecnología y no tenían experiencia previa en alimentos, pero les entusiasmaba la idea de trabajar en el desarrollo de productos tangibles. "El sector alimenticio argentino tiene ventajas estructurales como el clima, las extensiones de suelo, la calidad de materias primas. Sin embargo, nuestro país exporta mayormente commodities de bajo valor agregado", explican. Por eso, se propusieron crear una empresa que transforme las materias primas en alimentos con valor agregado, ricos, prácticos y saludables.

"La tecnología del congelado es ideal para darle vida útil a los productos y poder exportarlos a cualquier parte del mundo, preservando sus características de calidad y sabor, sin alterar sus propiedades".

Enfrentaron varios desafíos para la puesta en marcha, desde el armado del equipo inicial, la ubicación de la fábrica, los primeros clientes y la puesta a punto de un ecosistema de proveedores confiables, además del portafolio inicial de productos y la selección de la tecnología que les resultara más eficiente.

Les llevó unos seis años consolidar el modelo de negociosque denominaron "Food Design Manufacturing". Está basado en dos pilares: el diseño de los productos, desde la selección de ingredientes, los factores nutricionales hasta el diseño del packaging, y la eficiencia productiva, tanto desde el punto de costos, como desde los estándares de calidad, inocuidad y seguridad alimentaria.

Actualmente, los clientes de Congelados del Sur son grandes empresas alimenticias y marcas de supermercados. Apuntan al consumidor moderno, que busca practicidad, calidad y buen precio. Entre los productos que la empresa desarrolla se encuentran milanesas de soja rellenas, pizzas, nuggets, supremas de pollo rebozadas, barritas de mozzarella, tortillas de vegetales y croquetas de papa y queso.

Abrir el capital de la sociedad a inversores externos les permitió tener un crecimiento acelerado. Hoy quieren dar un nuevo salto, que les permita ampliar la gama de productos y la base de clientes en Latinoamérica. Planifican materializarlo en una nueva planta industrial de última generación, que tendrá una capacidad productiva de 16.000 toneladas.

En 3 preguntas:

  1. ¿Qué beneficios encuentran en emprender desde Rosario?En Rosario, contamos con importantes universidades con carreras afines a ingeniería y tecnología de los alimentos, biotecnología, nutrición y medio ambiente. Además, es una región altamente agroindustrial. En un radio de 300 km, tenemos el origen del 95% de los insumos alimenticios que utilizamos para el desarrollo de nuestros productos.
  2. ¿Tuvieron algún fracaso en el camino?¡Muchísimos! Por ejemplo, intentamos crear una red de puntos de venta de congelados con una marca propia, quisimos comenzar a exportar cuando no teníamos madura la tecnología productiva ni los procesos industriales. También lanzamos productos con una marca y, por falta de comunicación, no lográbamos la rotación necesaria. Contratamos gente equivocada. Salimos a vender en zonas geográficas donde el costo logístico resultaba inviable.
  3. ¿Principales aprendizajes?

  • Sinceridad, honestidad y transparencia son la base para construir relaciones de confianza con tu ecosistema de negocios.
  • Ser humildes y flexibles para adaptarnos a los cambios del entorno.
  • Tener mecanismos para detectar problemas lo más temprano posible.
  • Ser curiosos y estar atentos todos los días a los cambios del entorno. La velocidad e innovación tecnológica están produciendo cambios de paradigmas sumamente disruptivos y el impacto para mejorar tu negocio puede venir del lugar menos imaginado.
  • El capital siempre es escaso y hay que buscarlo cuando no lo necesitás.
  • Elegir los clientes, proveedores, colaboradores e inversores que compartan tu visión y filosofía de negocios.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres