Contenido

30 de noviembre 2017

TINCHO & LOLA: fabricado para durar

TINCHO & LOLA: fabricado para durar

Comenzó como un proyecto de maestría y rápidamente descubrieron su producto emblema: bolsos y mochilas hechos con velas de barco recicladas. El upcycling y la sustentabilidad como motores del negocio.

$.-

Manuel Garzarón Creemos que se pueden hacer negocios no solo respetando el medio ambiente, sino también generando un impacto positivo en la sociedad. encontró la inspiración en los viajes y en la vida al aire libre. Con la naturaleza como punto de partida, desde Tincho & Lola ofrece productos de diseño argentino fabricados con materiales nobles, como velas de barco recicladas, lonas de algodón teñidas artesanalmente y cueros de curtido vegetal. La premisa es fabricar para durar, de modo de disminuir la basura y cuidar el planeta.

El proyecto surgió durante la maestría en Gestión del Diseño que hizo Manuel en Milán, Italia. La consigna era armar un proyecto de emprendimiento de diseño y él decidió profundizar en el concepto de upcycling, es decir, cuando el producto final del reciclaje tiene mayor valor percibido que el producto que fue reciclado.

Tincho y Lola son los perros de Manuel. "Más allá del contacto personal con ellos, se consultó con expertos en marcas y la propuesta gustó por ser amistosa, versátil, válida para el mercado masculino y el femenino y fácil de pronunciar en distintos idiomas", explica.

Inicialmente, la idea era reciclar descartes textiles para transformarlos en calzado informal. Por una cuestión de oportunidad y economía de escala, cambió el material reciclado a velas de barco y el producto final, a bolsos y mochilas. Este era su primer contacto con la industria textil y de marroquinería y había mucho por aprender."Hay muchos errores que tuvimos que cometer para llegar adonde estamos. La de los accesorios de marroquinería es una industria muy compleja e informal, además de muy competitiva en la oferta", comenta Manuel.

Uno de los aspectos más originales de la propuesta es el programa de canje de velas: los dueños de barcos o velerías les entregan velas en desuso y, según la superficie que se pueda recuperar, reciben un cupón para comprar productos. De esa manera se motiva a no desechar el material en desuso y a seguir reciclándolo.

Manuel reconoce que les llevó mucho tiempo aprender sobre el tipo de producto, los distintos pasos de fabricación, los costos y problemas de calidad asociados al diseño del producto. Otro aspecto que implicó mucho esfuerzo fue encontrar los aliados productivos que estuvieran dispuestos a probar nuevos materiales y técnicas, y que tuvieran condiciones laborales aceptables para sus empleados.

Una de las decisiones estratégicas que más les ayudaron a crecer fue encapsular los productos hechos con velas de barco en una colección bandera para poder experimentar con nuevos materiales, colores y texturas. "Eso nos permitió llegar a mucha más gente. A pesar de tener una historia atractiva y muy buenas características técnicas, las velas de barco son siempre crudas o blancas y solamente son adecuadas para productos simples que no requieren proceso de pegado en su confección. Al incluir nuevos materiales dentro de nuestro concepto de sustentabilidad y consumo responsable pudimos ampliar nuestra oferta y escalar nuestro volumen".

Hoy venden el 45% de la producción a través del canal mayorista y el 35% en venta directa mediante la tienda online, el showroom y las distintas ferias en las que participan. Tienen un 15% en consignación en Neoday Autoría Buenos Aires y el resto de la producción se divide en ventas corporativas, distribuidores online y exportación. De hecho, algunos de sus productos están disponibles en el MoMA Store de San Francisco, Estados Unidos.

Además, participan del programa 1% For The Planet, una organización norteamericana que certifica que el 1% de los ingresos de empresas afiliadas sean destinados a organizaciones y programas de mejora ambiental en todo el mundo.

En 3 preguntas

  1. ¿Cómo surgió el interés por lo sustentable?Creemos que se pueden hacer negocios no solo respetando el medio ambiente, sino también generando un impacto positivo en la sociedad. Esto es contagioso y, si más personas lo elijen, la situación del medio ambiente y de nuestra sociedad va a ir mejorando día a día.
  2. ¿Qué consejo le darías a un emprendedor que recién empieza en el área?
    Nunca bajar los brazos, buscar aliados productivos que puedan cumplir rangos de costos y calidad, y priorizar relaciones a largo plazo trabajando en mejorar estos dos puntos clave con ellos. También es importante tener una idea clara de adonde llegar ayuda en el camino a tomar las decisiones que más te acercan a ese norte. Por ejemplo, en nuestra marca, creemos que todos los habitantes del planeta tenemos que cuidar cada vez más el medio ambiente y consumir de forma más consciente, eligiendo productos de mayor valor agregado y que duren más tiempo para no generar tanta basura. Esto implica realizar productos con el menor impacto ambiental posible, que duren mucho tiempo y que se pongan más lindos con el uso. Esta forma de pensar nos ayuda todos los días a tomar decisiones estratégicas en el negocio.
  3. ¿Cuáles son las acciones de marketing que más les funcionan?Las colaboraciones con fotógrafos independientes. Nosotros les damos periódicamente productos y ellos generan contenido basado en su estilo de vida y ojo estético. De esta manera, vamos generando nuestro contenido de marca. Ellos comparten y vamos llegando a nuestro mercado objetivo desde el lado de los referentes. Además, invertimos en marketing online tanto en Instagram como en Facebook y enviamos newsletters mensuales a nuestra base de datos con novedades y promociones. Ahora estamos trabajando también con una agencia de prensa que nos ayudará a llegar a medios gráficos.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres