Contenido

Claves para incorporar al primer empleado

Muchos emprendimientos arrancan únicamente con el trabajo de sus socios, dueños o fundadores. El momento de contratar al primer empleado implica una nueva etapa, de crecimiento y delegación, que requiere cierta planificación.
$.-
Para un negocio que comienza, el primer empleado representa una proporción enorme de sus recursos humanos. Se sale de la mano de obra del emprendedor o equipo fundador, motivados por el negocio propio, para pasar a contratar personal remunerado, cuyo compromiso es de otra naturaleza. Aun cuando es posible –y deseable– que un empleado comparta la filosofía, objetivos y pasión por el negocio, se requiere trabajo para lograrlo.

Algunas claves para tener en cuenta a la hora de incorporar a tu primer empleado:
  • Definir el perfil requerido. Realizar una breve descripción de las habilidades, características personales y tareas que deberá  cumplir te ayudará en la búsqueda. Tus opciones: buscar a un generalista que pueda cubrir muchas funciones, o bien contratar a un especialista en alguna área, si es posible complementaria a la tuya. De todas formas, es esencial en un emprendimiento que la persona sea proactiva y esté dispuesta a trabajar sola o en un equipo pequeño, donde todos tienen responsabilidad. El primer empleado es un gran paso: seleccionalo para que crezca con el negocio y te ayude a crear valor.
  • Pensar a mediano plazo. Las relaciones laborales se construyen en el tiempo. No basta con cubrir una necesidad inmediata, sino que hay que pensar el rol de la nueva persona del equipo con cierta perspectiva. ¿Qué valor agrega al negocio? ¿Cómo puede crecer el nuevo empleado si la empresa lo hace también? ¿Cuáles son sus posibilidades de desarrollo?
  • Entender las obligaciones y costos que implica la contratación. Pagar sueldos, cargas sociales y dar vacaciones y licencias es apenas el comienzo de las obligaciones laborales. Hablá con un contador para tener en claro la forma particular de contratación y cómo funciona.
  • No quedarse con el primer candidato. Por simple que sea la tarea o pequeño el negocio, seguir un proceso de evaluación con varios candidatos te asegura una mejor selección. Analizá currículums, tené algunas entrevistas y compará opciones. Pensá no solo en quién puede hacer el trabajo, sino con quién vas a sentirte bien compartiendo tu emprendimiento.
  • Aprender a delegar. Al incorporarse un nuevo miembro al equipo, el emprendedor debe delegar tareas y decisiones, es decir, definir al nuevo empleado el alcance de su rol en la empresa y qué se espera de él. Luego debe poder fijar objetivos, supervisar tareas y corregir el rumbo cuando haga falta, sin descuidar la motivación. Si no tenés experiencia a cargo de otras personas, tendrás que encontrar tu forma de dirección para que el resultado sea el mejor para vos, para tu empleado y para tu negocio.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Gabriel Pela · Hace 50 meses

Muy buenos tips