Contenido

Equipos de trabajo: 6 fuentes de fracaso

El fracaso de los equipos de trabajo puede resultar frustrante para sus miembros y problemático para la empresa. Evitá los problemas más típicos.
$.-
  1. Individualismo excesivo. Para crear y hacer crecerAnticipá los problemas más comunes que enfrentan los equipos de trabajo y evitá frustraciones en las iniciativas grupales. una empresa hace falta trabajo en equipo. Aun si tu emprendimiento es pequeño, o incluso unipersonal, para que tus proyectos se concreten necesitás el apoyo de proveedores, financistas, socios,  expertos, y otras personas. Es cierto que algunos negocios funcionan alrededor de la figura del  "fundador", pero demasiado ego suele complicar las cosas. Trabajar en equipo requiere sacrificar cierta individualidad en pos del desempeño grupal. Asegurate de prepararte para una interacción productiva, de buscar "jugadores de equipo" y de no alejarlos con actitudes despóticas.
  2. Problemas de liderazgo. La falta de un coordinador que recuerde el rumbo, dé forma al equipo y empuje en la dirección deseada, no solo puede dejar al grupo a la deriva, sino que es fuente de conflictos entre los miembros que quieren asumir el liderazgo vacante. Alinear los esfuerzos y mantener la motivación es uno de los roles indelegables del emprendedor. (ver "Liderar en la pyme: 10 claves").
  3. Objetivos poco claros. ¿Qué se quiere lograr? ¿Cuándo? ¿Cómo se van a medir los resultados? Si las metas no están definidas o son difíciles de medir, es imposible que el grupo pueda lograr un desempeño superior, aspecto clave del trabajo en equipo. Por lo general, la falta de rumbo afecta no solo las tareas en sí, sino la motivación intrínseca que aparece cuando hay objetivos desafiantes y simples de visualizar.
  4. Reuniones ineficaces.  Juntar a varias personas, cara a cara o virtualmente, es parte esencial del trabajo en quipo. Sin embargo, si los encuentros no tienen fines claros, no se respetan las agendas o las conversaciones se suceden sin organización, las reuniones rara vez conducen a  los resultados deseados. (ver "7 claves para reuniones eficientes").
  5. Ruido en las relaciones del grupo. Puede resultar obvio, pero es bueno recordar siempre que un equipo de trabajo es un equipo de personas. Así, en la interacción diaria y bajo la presión de los resultados, suelen salir a la luz diferencias de estilo, personalidades, expectativas y actitudes. Esas mismas diferencias pueden enriquecer al equipo, pero si no se manejan cuidadosamente suelen llevar a roces, manipulación o malas intenciones, que socavan las posibilidades de éxito del grupo.
  6. Falta de entrenamiento o preparación para el trabajo en equipo. Si los miembros del grupo no se conocen o no han trabajado en equipos previamente, es posible que se necesite más tiempo de interacción hasta llegar a un buen desempeño conjunto. Trabajar en equipo requiere práctica. Si los plazos apremian, privilegiá los equipos ya formados, dentro o fuera de la empresa —por ejemplo, estudios de consultoría o grupos de empresas proveedoras—, e invertí en actividades que fortalezcan el desempeño grupal . (ver "5 actividades para fortalecer el trabajo en equipo")

Compartí

6

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres