Contenido

¡Capacitate!

El crecimiento de tu emprendimiento está en gran parte asociado a tu preparación para guiarlo. ¿Están invirtiendo en mejorar?
$.-
Las grandes empresas invierten tiempo y Una buena preparación te ayudará no solo a hacer crecer tu negocio, sino a desarrollar tu potencial personal.dinero en capacitar a sus mandos gerenciales, porque saben que en ellos reside el futuro del negocio. Sin embargo, en el día a día de un emprendimiento es fácil perder de vista el futuro y la preparación necesaria para alcanzarlo. No dejes pasar las oportunidades de invertir en vos y en tu negocio a la vez, capacitándote para guiar tu negocio hacia su máximo potencial.

Claves para decidir qué capacitación necesitás para mejorar tu desempeño al frente de tu negocio y crecer con él.

  • Orientate a resultados y no tanto a títulos. Un título terciario o profesional agrega a tu currículum personal, pero no necesariamente impacta en tu desempeño como emprendedor. Buscá cursos cortos, clases particulares o sesiones de capacitación que puedas combinar con las exigencias del negocio, y que te brinden posibilidades de implementación en tu negocio.
  • Armá tu propio plan de capacitación. Ser sistemático y organizado te ayudará a que la capacitación no quede siempre para mañana. Detallá qué querés lograr, cómo vas a hacerlo y cuánto vas a invertir en tu desarrollo.
  • Buscá también fuentes no formales de educación. A la hora de pensar en tu capacitación como emprendedor, podés optar por maneras informales de formarte que puedas llevar rápidamente a tu realidad. Por ejemplo, algunas charlas con asesores como ingenieros, profesionales del marketing, abogados o contadores pueden brindarte herramientas invaluables. Encuentros con personas de la industria, mentores o emprendedores experimentados también pueden aportarte mucho.
  • Anticipá necesidades. ¿Qué vas a necesitar si el negocio funciona? ¿Cómo podés ir preparándote desde ahora? Si pensás en una expansión internacional, por ejemplo, no esperes a pasar por varias conversaciones frustradas para ponerte a estudiar inglés o portugués.
  • Complementá tu formación profesional. No hace falta ser profesional para iniciar un emprendimiento, pero si lo sos, seguramente tendrás una buena preparación en los aspectos del negocio relacionados con tu carrera. Cuidá de buscar al menos una formación mínima en otros temas clave para tu empresa, y evitá concentrar tu atención solo en lo que más te interesa, a menos que tengas socios especializados o pienses profesionalizar rápido tu empresa. (ver "Profesionalizar, en 5 pasos")
  • Pensá la capacitación como un proceso continuo. Ser dueño de tu propia empresa no significa que ya no tengas nada que aprender: nuevas tecnologías, nuevas formas de trabajar, nuevas generaciones que se incorporan a la empresa... Para competir y crecer en el siglo XXI la formación permanente es imprescindible para todos.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres