Contenido

¡No perder ni un cliente!

Sucede con frecuencia que el dueño de un negocio pone tanto esfuerzo en conseguir clientes nuevos, que descuida los existentes. Grave error. Los compradores habituales son su mayor activo. Como dijo una vez el empresario automotriz Henry Ford, "Es el cliente el que paga los sueldos"...
$.-
Los emprendedores exitosos saben no solo que deben custodiar con recelo su fuente principal de ingresos (los competidores siempre están al acecho), sino que es a través de sus clientes regulares que pueden impulsar su crecimiento. Por eso, ¡no hay que perder ni un solo cliente! Algunos consejos para lograrlo:
"Es el cliente el que paga los sueldos" nos recuerda Henry Ford para que no desatendamos nuestra principal fuente de ingresos.
  • Revisar todos los puntos de contacto. La relación entre empresa y cliente ocurre antes, durante y después de la compra. El trato debe ser consistente en cada una de las instancias de interacción. Conviene hacer un repaso de todos los puntos de contacto con el cliente para ver si es necesario hacer algún ajuste. Evitar, por ejemplo, que un teléfono suene sin ser atendido o que un cliente habitual no sea reconocido por el recepcionista.
  • Ponerse del lado del cliente. Dice un sabio proverbio oriental que no se llega a conocer a un hombre a menos que se camine una milla con sus mocasines. Lo mismo ocurre con un cliente: ¿Cómo piensa? ¿Cuál es su estado anímico? ¿Qué necesita? ¿Qué alternativas tiene para lograrlo? ¿Cuáles son los atributos del producto o servicio que más valora? ¿Cuáles no le importan demasiado?
  • Concentrarse en el servicio. Aun cuando el negocio consiste en la venta de productos, el servicio es un elemento central en la retención de clientes. No se puede descansar en los laureles pensando que un producto "se vende solo". La forma de tomar contacto, la facilidad para realizar entregas y pagos, o la amplitud de horarios son servicios en los que podés agregar valor, para diferenciarte de la competencia
  • Pedir y valorar la opinión del cliente. No es fácil saber qué quiere un cliente, así que nada mejor que preguntárselo. Podés armar una breve encuesta de satisfacción para que una vez terminada una operación todos o algunos de ellos puedan brindarte su opinión, o simplemente conversar en forma abierta y escuchar lo que tengan para decir.
  • Consolidar comunidades en la web. Un conjunto de clientes fieles a una marca conforman una comunidad. A través de las redes sociales en la web, esto puede consolidarse y crecer. Utilizando herramientas como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Flick-r, o bien blogs u herramientas propias, se puede entender mejor a los clientes, aprender de ellos, atender sus consultas, ofrecerles beneficios y forjar una relación perdurable de mutuo beneficio.

Compartí

10

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios
Marcelo Lorenzo · Hace 50 meses

El problema cuando se parte en un proyecto es conocer nuestros potenicales clientes. Debemos tener una aproximación de quienes pensamos que podrían serlo y definir su condicion socioeconomica, en función a lo cual podremos ir a buscarlos. Si bien al artículo habla de un cliente consolidado lo más complejo es hacer los primeros clientes, para ello no solo el ingenio sino la sagacidad para perfilar el servicio a la necesidad del cleinte. Pör ejemplo un servicio intangible como la realización de un Diagnostico de empresas, es posible que muchas lo necesiten, pero su Dueño-Gerente no siempre reconocerá tal cuestión, ya que el la hizo tuvo la idea fue su creador...¿Porqué necesitaria tal ayuda?...La respuesta es simple, porque el ambiente cambia, hay gente que puede ayudar a ver su empresa de otra forma y quizas le proponga instrumentos nuevos que lo ayuden a la toma de decisiones, ya que siempre y en toda ocación solo el será el responsable de dicha decisión..... Marcelo. N Lorenzo