Contenido

6 hábitos para una productividad saludable

¿El trabajo te desborda? ¿Tu emprendimiento vuelve utópica la idea de una vida equilibrada? Incorporá los siguientes hábitos a tu rutina para no perder salud ni productividad.
$.-
  1. El sueño vale oro. El buen descanso es indispensable Los hábitos saludables ayudan a mantener la productividad, evitando desgastes innecesarios. ¿Ya los incorporaste a tu forma de trabajar?en todas sus formas: siestas cortas, siestas largas y por supuesto el sueño nocturno. Numerosos estudios prueban que largos periodos de sueño insuficiente provocan ansiedad, depresiones y afectan el rendimiento general de la persona. Esto es especialmente cierto para nosotros, los argentinos ya que según recientes estudios realizados por el CONICET, dormimos en promedio unas 6 horas, dos menos de lo que se dormía hace cuarenta años. ¿Los responsables? Las pantallas, los hábitos sociales y el mismo estrés (¡observar el circulo vicioso!).
  2. Recreos de verdad. En los años 50, Nathaniel Kleitman y William Dement descubrieron que dormimos en ciclos de 90 minutos con intermedios de sueño ligero. Y más tarde se demostró que durante el día sucede algo similar: después de unos 90 minutos de actividad hace falta un descanso; en caso contrario, el rendimiento decae drásticamente. En la práctica, estando cansados apelamos al café, té, facturas y demás estimulantes para tratar de aguantar. El problema es que todas estas opciones, en el mejor de los casos, no son un descanso real y, en el peor, convierten la jornada laboral en una maratón agónica de snacks y redes sociales. Es mucho más sano, después de un lapso productivo, parar y descansar activamente por un rato: salir, trotar, ir al gimnasio o simplemente distraerse con otra labor que no implique seguir pegado a la computadora. Si tenés empleados, pensá en formas de crear un espacio de esparcimiento y fomentá el trabajo basado en resultados. (ver "5 espacios que no pueden faltar").
  3. Rutinas saludables construyen días productivos. Es importante respetar no solo el descanso, sino las comidas. "Picar" algo rápido en el escritorio o aguantar todo el día sin comer es un pasaje directo a problemas gástricos en el futuro cercano. Si tenés la posibilidad de salir de la oficina y comer afuera, aprovechala; si comés en el negocio, buscá un lugar tranquilo y alejado de tu puesto de trabajo. Consultar con un nutricionista para elaborar almuerzos sanos y ligeros que no afecten el rendimiento en las horas de la tarde puede ayudar.  Si es posible, mantené horarios de trabajo previsibles. Si bien la tarea del emprendedor parece no tener fin, es importante acotarla a ciertos espacios de tiempo.
  4. Un entorno agradable aumenta la productividad. Ocupate de ajustar el espacio de trabajo pensando en tu salud y la de tu gente. Tratá de eliminar toda fuente de ruidos molestos, olores fuertes o tabaco; asegurate de mantener la temperatura y ventilación necesaria; mantené la higiene y seguridad apropiada. La ambientación adecuada no solo te permitirá trabajar mejor, sino que impulsará nuevas y mejores ideas. (ver "Espacios que alimentan la creatividad").
  5. Lo primero es la familia. El emprendimiento o el trabajo por cuenta propia son una forma de buscar una mejor calidad de vida (ver "8 razones para trabajar por cuenta propia" http://www.buenosnegocios.com/notas/224-8-razones-trabajar-cuenta-propia). Así, resulta esencial para una vida equilibrada dar el espacio necesario a pareja, padres, amigos, hijos y otras relaciones personales. Existen formas de conciliar tu vida laboral con tu vida personal; es cuestión de dar al tema la prioridad que merece. (ver "Emprender de la mano de la conciliación trabajo-familia").
  6. Las vacaciones son vitales. Si bien la legislación laboral garantiza las vacaciones de los empleados, en los casos de cierta jerarquía es habitual y normal acortar las vacaciones y aun de viaje, estar en estado de alerta y en comunicación permanente. Esto es similar a la falta de descanso diario: a mediano o largo plazo contribuye a desgastar y disminuye notablemente el rendimiento. Resolver la cuestión de las vacaciones es un verdadero reto para muchos emprendedores, pymes y profesionales,  ya que en general el flujo de trabajo es continuo y las posibilidades de reemplazar a alguien son escasas o inexistentes. En estos casos conviene idear estrategias de turnos o agregar días a las vacaciones totales, pero distribuirlas en varios periodos a lo largo del año.

No importa si trabajas por cuenta propia o tenés gente a cargo, comprender la importancia de del descanso y los hábitos sanos es el primer paso en ruta al paradigma de la eficiencia. Contanos tus experiencias.

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres