Contenido

"Generación Y": ¿tolerar o integrar?

Para el 2014, el 47% del total de los trabajadores activos será parte de la llamada "Generación Y" o "Millenials". ¿Cómo integrarlos a una empresa en marcha y evitar los clásicos choques generacionales?
$.-
Según los datos del último censo, hay "¿Por qué son así?", "¿Cómo trabajar con ellos?" suelen ser las preguntas de rutina de los líderes de las empresas que entran en contacto con la nueva generaciónuna alta probabilidad de que si estás a cargo de un emprendimiento en marcha hayas nacido entre 1940 y 1980; es decir, formes parte de lo que los sociólogos denominan la "Generación de los babyboomers" y la "Generación X". Estas generaciones, bien diferentes y con necesidades motivacionales distintas, de una forma u otra han encontrado una manera de convivir en las empresas y mucho se ha escrito sobre las formas de posibilitarlo.

Sin embargo, el tiempo pasa y la realidad demográfica está cambiando; cada vez más jóvenes nacidos después de los 90 se integran a la oferta laboral, creando a su paso incontables conflictos generacionales y nuevos retos en la administración de los recursos humanos. Son distintos: son la "Generación Y" o los "millenials" (formados en el nuevo milenio).

Esta nueva generación tiene opiniones fuertes que parecen ser inmunes a cuanta tradición empresarial se invoque para amoldarlos a una empresa en marcha. "¿Por qué son así?", "¿Cómo trabajar con ellos?" suelen ser las preguntas de rutina de los líderes de las empresas que entran en contacto con los nuevos trabajadores. El psicólogo organizacional David G. Javitch, autor de varios trabajos sobre el tema y experto en liderazgo de negocios, ha propuesto unas pautas prácticas a tener en cuenta para contestar a la segunda:

  • Enfoque multitarea. Los Y crecieron entre la TV, la internet y el teléfono; están acostumbrados a hacer varias tareas a la vez. Conviene aprovecharlo, incentivarlos y dejar las rutinas más prolongadas o meticulosas en manos de otros empleados.
  • Colaboración y trabajo en equipo. Los Y suelen ser jugadores de equipo, aprecian el trabajo en grupo, necesitan el respaldo y el apoyo de sus pares, sin el cual sienten ansiedad y rinden menos. Alentá siempre el trabajo en equipo. 
  • Estructura. Parecen confiados y seguros de sí mismos, pero siguen requiriendo de una estructura casi "paterna" con objetivos y plazos. Pero cuidado. ¡Paterna no significa carente de libertad creativa en los procesos!
  • Tecnología. Cuanta más, mejor; los Y adoran los "gadgets", la comunicación y toda innovación tecnológica en general. Privar a un Y de sus redes sociales y un uso coherente del chat es asegurarse de perderlo en poco tiempo.
  • Desafíos. Los Y interpretan el trabajo como una experiencia de vida, necesitan de un permanente desafío a sus intereses, habilidades y logros.
  • Relaciones más personales. Con ellos, el excesivo formalismo y el trato seco de antaño funciona peor ya que no los motiva a consultar y generar feedback.
  • Refuerzos positivos. Están acostumbrados a ambientes de menor competitividad; palabras de ánimo, menciones de su trabajo y ocasional reconocimiento entre pares los fomentan a esforzarse a largo plazo y funcionan mejor que simples pagos adicionales.
  • Liderazgo en base al poder del experto. Los Y no aceptan de buena gana las estructuras jerárquicas habituales, sino que reconocen como tal a un líder que se prueba experto en el campo de la actividad. Esto implica un reto permanente para el empleador pero a largo plazo puede forjar intercambios de ideas muy productivos.

Hace cinco años era posible ignorar a los "millenials", pero hoy constituyen una realidad laboral en crecimiento. Adoptar una mentalidad más receptiva y tratar de generar formas de integración de estos jóvenes a la empresa es el nuevo reto administrativo de los próximos años.

¿Trabajás con  jóvenes "millenials"? ¿Han logrado integrarse a la cultura laboral de tu negocio?

 

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres