Contenido

18 de julio 2013

6 destinos para excedentes

Si después de cubrir costos y pagar gastos aún queda dinero, es hora de pensar en invertir... ¡antes de que el efectivo se esfume en gastos innecesarios!
$.-
Si tu negocio tiene excedentes de dinero Hasta la inversión menos rentable es preferible a la pasividad en el manejo de excedentes de dinero. Encontrá el mejor destino para tus fondos.disponibles —situación que puede sorprender a un nuevo emprendedor, pero que debería aparecer en la medida en que un emprendimiento se consolida—, es hora de realizar un análisis financiero para no desaprovechar las oportunidades que implica.

Los destinos que podés dar al dinero extra para potenciar tu negocio son:

  • Crear un fondo de cobertura ante imprevistos. Catástrofes naturales, multas, indemnizaciones, juicios... son muchas las situaciones que pueden requerir de fondos adicionales, por lo que es recomendable que para evitar poner en riesgo el negocio o el bolsillo personal mantengas una reserva, por ejemplo, en plazo fijo. Los primeros excedentes del negocio destinalos a crear este "colchón" de seguridad.
  • Liquidar pasivos. Si tu empresa tiene pasivos financieros (por ejemplo, préstamos), adelantar su pago puede ser una buena opción, siempre y cuando se cumplan dos condiciones: el interés del pasivo sea superior al rendimiento a corto plazo que podés lograr con el excedente que manejás, y no preveas a corto o mediano plazo, periodos en los que podrías necesitar un financiamiento adicional (por ejemplo, una temporada más baja que lo normal).
  • Invertir en el negocio. Si no se da alguno de los supuestos anteriores, conviene invertir los excedentes, usando siempre un flujo de fondos para predecir las necesidades financieras futuras y evitar inconvenientes. ¿En qué invertir dentro del mismo negocio? Las opciones abarcan bienes de capital (maquinaria nueva, actualización de vehículos, renovación de herramientas de trabajo), compra anticipada de mercadería o proyectos de expansión o nuevos negocios. También pueden considerarse inversiones más cualitativas como capacitación a empleados, pago de incentivos, mejoras en el lugar de trabajo o desarrollo de proveedores. Hay que recordar que una inversión se hace con el objeto de incrementar o al menos preservar el capital en cuestión, por lo que cada alternativa merece un análisis detallado.
  • Pagar dividendos a los socios. Si el dinero no se necesita para mantener en funcionamiento el negocio puede decidirse retribuir a los socios de forma extraordinaria. Es importante analizar el impacto impositivo y la manera de formalizar estos pagos. Consultá con tu contador.
  • Realizar inversiones financieras. Los excedentes de dinero pueden invertirse en el mercado para que incrementen su valor mientras no se necesiten dentro del negocio. Si no contás con un asesor financiero, podés acudir a tu banco. Ciertas inversiones de bajo riesgo —plazos fijos y fondos de inversión, por ejemplo— pueden manejarse con bastante simplicidad desde la misma cuenta bancaria que usás para tus operaciones diarias.
  • Reservarlos para gastos futuros. En contexto inflacionario, siempre y cuando no haya necesidad inmediata de efectivo, hasta la inversión menos rentable es preferible a la pasividad en el manejo de excedentes. Si te conformás con sólo guardar el dinero para el futuro, buscá alternativas que te permitan mantener la disponibilidad pero con alguna renta, como plazos fijos o fondos de inversión con liquidez.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres