Contenido

22 de julio 2013

Käniet Cavas: "El momento ideal no llega nunca"

Dos emprendedores detectaron en la oferta de amenities una oportunidad para crear un nuevo mercado y desarrollaron cavas de vino para edificios y barrios cerrados.
$.-
"Se trata de cavas de vino para instalar dentroEl hecho de que no existe nada parecido implica abrir un mercado nuevo, y esto es un trabajo arduo. de consorcios de edificios o barrios cerrados con un sistema de venta automática". Así define su negocio el emprendedor Nicolás Cañete. A los conocidos amenities, como pueden ser la pileta, el SUM o el micro cine, Käniet Wine Cellars agrega este innovador servicio. "Es un amenity nuevo y súper novedoso que no existe en ningún lugar del mundo. Es una venta automática de vinos, espumantes y espirituosas. En vez de una vending machine clásica que escupe el producto por algún lado, tiene el aspecto de una cava privada".

Además de la instalación, ellos se ocupan de su gestión y del stock de bebidas. "También hacemos muchas acciones de marketing directo porque llevamos a las bodegas para hacer degustaciones. A estas les interesa entrar en los consorcios y hacer una cata o degustación de una nueva añada o variedad. Somos un retail y acercamos las bodegas de alta gama a los consumidores. Unimos las dos puntas", explica el ingeniero industrial de 37 años.

La original idea surgió a partir de que el emprendedor fuera testigo de la transformación inmobiliaria del barrio porteño Palermo Hollywood. "Presencié el pleno cambio de este barrio donde se construían  grandes torres con todos los amenities. Y lo pensé como un amenity que unía la practicidad con el auge y la cultura del vino que tenemos los argentinos. Más en un país productor de vinos, en el que de alguna manera el argentino se siente orgulloso de la industria vitivinícola", explica y agrega: "Los desarrollistas inmobiliarios viven pensando nuevos amenities porque es un mercado muy dinámico. El micro cine hace 10 años no existía, hace 8 era una novedad y ahora, por el avance de la tecnología, casi no se usa más".

Desarrollar desde cero

Nicolás siempre quiso ser emprendedor y, una vez que comenzaron a pensar la idea con su socio y cuñado, Patricio Crivelli, no dudó en dejar su trabajo en Nike y abocarse 100% al nuevo proyecto. El proceso, al revés que lo que sucede con el vino, fue rápido y en tres meses se puso en marcha. "Mi socio se ocupa de los contactos comerciales y el trato con los desarrollistas inmobiliarios, y yo estoy en la parte más técnica, que abarca el software y la instalación de las cavas, explica el emprendedor.

La dupla, que comenzó su trabajo en el 2009, tuvo que idear el software y el sistema de trabas de las botellas. "Hubo un buen periodo de desarrollo: el mecanismo que libera las botellas lo creamos de cero porque no existía. Lo mismo ocurrió con el software". La inversión inicial vino de sus familiares y el Ministerio de Ciencia y Tecnología les otorgó un ANR (Aporte no reembolsable) que les subsidió el 80% de los costos de patentamiento. También participaron de la competencia de emprendedores del IAE Business School, NAVES donde quedaron segundos en la categoría "Empresa naciente".

Este año, cinco gerentes y estudiantes de un master de la Universidad de Notre Dame, de Estados Unidos, vinieron a la Argentina a estudiar el caso. "Estuvieron una semana entera en Buenos Aires con nosotros –cuenta orgulloso–, visitaron las cavas que tenemos en funcionamiento, fueron a las bodegas con las que tenemos convenio, hablaron con ellas sobre este canal nuevo de ventas, presenciaron degustaciones, fueron al taller donde armamos las cavas y hablaron con desarrollistas inmobiliarios. Fue increíble que gente de Estados Unidos vengan a ver nuestro trabajo, porque es algo que allá no existe. Teníamos cinco americanos viendo una tecnología que no habían visto antes".

¿Obstáculos? "¡Todo el tiempo!", responde Nicolás. "El hecho de que no existe nada parecido implica abrir un mercado nuevo, y esto es un trabajo arduo. Hay que generar el hábito, porque las bebidas se compraban de otra manera.  Inclusive en el exterior tampoco existe. A la vez tiene un potencial enorme. De hecho, ya tuvimos varios contactos para llevarlo al exterior".

En tres preguntas:

  • ¿Cómo es trabajar con tu cuñado?

La relación es muy buena con las típicas diferencias por ser personas distintas. Tratamos de separar los tantos y la regla es que en el ámbito privado o familiar nunca hablamos de trabajo.

  • Un consejo para futuros emprendedores:

Creo que no hay una ciencia exacta. En parte, el querer 'lanzarse' o jugarse es cuestión de lo que uno siente. El momento ideal no llega nunca y menos en este país. Si están convencidos, simplemente inténtenlo. Háganlo apenas lo sientan viable. Lo que sí les recomendaría es que estudien bien los números, que vean bien sus objetivos y necesidades. Qué sepan cuánto necesitan vender y cuanto ganarían por cada producto como para tener una noción más clara del trabajo por hacer.

  • ¿Qué se necesita para ser emprendedor?

"¡Perseverancia! Hay que remarla mucho, más de lo que el sentido común indica. Después el tiempo devuelve el esfuerzo..."  

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres