Contenido

25 de julio 2013

Un mundo de tapitas de colores

Francisco Ribero y Cecilia Fortunato transformaron las tapitas de botellas plásticas en revestimiento para pisos y paredes y fundaron, en 2008, Pisatapitas. Una historia de innovación al servicio del medioambiente.  
$.-
El disparador fue una simple observación que hizo"Somos un estudio de diseño que investiga y desarrolla productos y servicios a partir de materiales de descarte". Francisco al finalizar su carrera universitaria (arquitectura): todas las tapas de gaseosa tienen la misma altura y el mismo diámetro. Gracias a su tamaño estandarizado en todo el mundo, las tapitas podían convertirse en un interesante elemento a utilizar en revestimientos. "Así empezamos a hacer pruebas para ver de qué manera ligarlas con materiales para la construcción. Hicimos ensayos en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para tener un producto que tuviera las mismas prestaciones que cualquier revestimiento, hasta que llegamos a lo que hoy es Pisotapitas", resume el joven emprendedor.

Con los prototipos armados, se presentaron en 2009 en la Feria Innovar, lo que les dio gran visibilidad y lo llevó a tejer nuevas redes y a llegar a otras exhibiciones como el pabellón argentino de diseño de la Feria del Libro de Frankfurt, Alemania. En 2011, un estudio de arquitectura lo convocó para revestir las paredes y los pisos de un baño para Casa FOA, y el diseño fue uno de los más llamativos y aplaudidos de este espacio. Durante este año fue uno de los proveedores que integraron la Guía de Proveedores Sustentables de Banco Galicia.

A raíz de esta experiencia, Pisotapitas es parte de la ambientación de algunos locales comerciales que buscan transmitir su personalidad a través de la fachada o el diseño interior. Su principal proveedor es la Fundación Garrahan, a quienes compran las tapitas que dona la gente en todo el país, pero también tienen relación con otras entidades benéficas que les proveen de materiales de descarte para su reciclaje.

No satisfechos con los resultados obtenidos, los emprendedores desarrollaron nuevas ideas usando como materia prima las tapitas. Piezas de diseño, rayuelas, y posafuentes, son parte de la línea de productos que comercializan. "Son objetos innovadores que buscan que el consumidor pueda intervenir en el proceso de lo que es el reciclado", explica Francisco. Por ejemplo, tienen cajas con nueve planchas e instrucciones para armar una pieza de diseño, como la cara del Ché Guevara, de Evita o de Gardel, todos íconos argentinos.

Las claves del negocio

No hay una fórmula mágica, pero la historia y presente de Pisotapitas muestran que son fundamentales las alianzas, la creatividad, la difusión y la constante innovación. "Hoy vendemos productos y servicios trabajando con empresas multinacionales en el desarrollo de stands y góndolas para supermercado con sus materiales de descarte. Nos acercan algunos productos y nosotros a partir de ahí desarrollamos propuestas", cuenta el arquitecto, que también está estudiando un sistema de franquicias. "Estamos con la idea de expandir nuestro know how. Como las tapitas están estandarizadas en todo el mundo, nuestra idea es poder replicar este mismo sistema y llevarlo a otros países".

Entre tanto, Pisotapitas, desde sus oficinas en el Centro Metropolitano de Diseño, se encuentra trabajando en el diseño de murales y caminos que formarán parte del paisaje urbano de la Ciudad de Buenos Aires en un futuro cercano.

Para conocer otros emprendimientos sustentables podés consultar la Guía de Proveedores Sustentables de Banco Galicia.

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres