Contenido

05 de agosto 2013

Artesanos en dos ruedas

Con la idea de introducir un producto nuevo y distintivo en el mercado de las bicicletas, Mariano Saulino y Mateo Iachetti crearon Zikle, una empresa de bicicletas que conjuga diseño y confort.
$.-
Apostando al crecimiento del ciclismo "Los obstáculos forman parte del día a día de cualquier emprendedor. Son parte del juego".urbano y retomando una tradición familiar, los emprendedores Mariano Saulino y Mateo Iachetti detectaron que en el mercado de las bicicletas hacían falta opciones para aquellas personas que valoran el confort, la funcionalidad junto con la belleza.

Así, en 2010, crearon Zikle, una empresa pensada con un claro propósito: ofrecer un producto de calidad, revalorizando el trabajo artesanal. En su propuesta, lo clásico y lo moderno se combinan para crear bicicletas de diseño. "Lo clásico relacionado a la manera antigua de hacer las cosas. Dedicarle el tiempo necesario a cada bici y a cada parte del proceso. Lo moderno vinculado a la innovación, a todo aquello que hace más placentero nuestro día a día sobre la bicicleta", explican.

Zikle es la primera empresa local en desarrollar el concepto de bicis de estilo en la región, como ellos mismos cuentan. Los componentes extranjeros se combinan con el acero nacional, con el cuero, con el mimbre, con la madera y con la maestría de los artesanos locales.

Ganadores en la feria Puro Diseño 2013 en la categoría "mejor objeto", Mariano y Mateo nos cuentan, en esta entrevista, cómo llegaron hasta acá:

-¿Cómo comenzaron Zikle?

No teníamos experiencia profesional, éramos aficionados. Empezamos con nuestras bicicletas: las armamos y desarmamos muchas veces. Al comienzo, contamos con la ayuda de algunas personas del gremio que nos dieron una mano en los puntos críticos del armado, como por ejemplo el centrado de la ruedas. Nos rodeamos de gente con muchos años en el mundo de la bici y con mucho amor hacia su oficio. Además veníamos con cierto legado dentro del mundillo de la bicicletaporque el bisabuelo de Mateo tenía una fábrica de bicis y de armas en Eibar, una ciudad cercana a Donsti (San Sebastián) en el país vasco. En resumen, fue un proceso muy interesante en el cual, al igual que en nuestras bicis, se juntaron las ganas de aprender y de innovar con la tradición.

¿A qué desafíos se enfrentaron en estos años?

En un sistema económico como el nuestro los desafíos son constantes. Un problema vigente es la total incertidumbre con respecto a las importaciones. Nuestro rubro, como muchos otros, necesita de componentes importados para evolucionar y ganar competitividad. En materia de desarrollo tecnológico orientado a la bicicleta, tenemos mucho que aprender y un largo camino por recorrer. El intercambio con las potencias de la bici, China, Japón y los países del norte de Europa, son vitales para el crecimiento de nuestra actividad.

¿Cómo recuerdan esos primeros momentos?

Tenemos una historia muy linda con un artesano que ya no está. Su nombre era Héctor Majer y nos hizo los primeros prototipos de nuestros cuadros. Nuestros cuadros tienen la particularidad de estar soldados con bronce y de estar empipados. Es un trabajo muy artesanal y no encontrábamos quien lo quisiese hacer. El bueno de Héctor nos escuchó y nos dio una mano. La idea era aprender de él el oficio de cuadristas, pero lamentablemente Héctor se fue antes de poder pasarnos sus conocimientos. Sus hijos nos vendieron sus herramientas y sus stocks de componentes. De esta manera su legado sigue rodando en nuestras bicicletas.

¿Cómo es el proceso de producción?

Trabajamos con artesanos especializados. La terminación de la bicicleta la hacemos con nuestras manos en el taller de Zikle.

¿Cuál es la filosofía detrás de Zikle?

Zikle combina la belleza clásica con la funcionalidad de las nuevas tecnologías. Es muy importante hacer hincapié en la calidad del producto. Cuandodecidimos embarcarnos en el proyecto Zikle, nuestro principal objetivo fue construir una bicicleta de calidad. Es una palabra que puede parecer trillada en nuestros días, pero que sigue aglutinando de manera completa nuestra forma de hacer las cosas. Vemos a la bicicleta como un producto integrado. Un medio de transporte ecológico y a escala humana. Estas características son muy importantes en nuestros tiempos donde los proyectos sustentables comienzan a ocupar un lugar relevante dentro de la sociedad.

¿Qué valor tienen los obstáculos cuando uno emprende?

Los obstáculos forman parte del día a día de cualquier emprendedor. Son parte del juego. Somos jóvenes y tenemos muchas ganas. Nos fuimos juntando con gente que está en la misma y que empuja. Nos interesa trabajar seriamente y no nos marean los atajos.

¿Qué proyectos tienen a futuro?

Seguir aprendiendo, continuar mejorando el producto y los métodos de producción. Permanecer fieles a nuestros estándares de calidad. Ampliar nuestras ventas, llegar de manera sólida al interior del país y consolidar puntos de venta en el exterior.Las bicicletas Zikle son un producto de origen argentino con un gran potencial de competitividad a nivel global.

¿Cuál consideran que es la clave para emprender?

Hay que rodearse de las personas correctas, ser positivos y trabajar fuerte.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres