Contenido

6 claves para convivir en la empresa familiar

Cuando familia y negocios van a la par, la convivencia puede resultar difícil. Cómo mantener la armonía trabajando con la pareja, padres, hermanos y otros parientes.
$.-
    1. Conversar sobre los desafíos de la empresa familiar. Mantener una comunicación fluida y evitar la acumulación de tensiones facilita la convivencia tanto en el hogar como en el trabajo. "Si no se habla de los problemas después estallan peor", explica Andrea Grobocopatel, quien forma parte de Los Grobo, la empresa agrícola familiar más grande de la Argentina. En su caso, cuenta, fue clave el rol de su madre que se aseguró siempre de fomentar la conversación entre el padre y fundador del negocio, y ella y sus tres hermanos.
    2. Separar los ámbitos de lo privado y lo laboral. Es imposible trazar un límite rígido cuando se trabaja en familia, pero poner la eficiencia en primer plano en el trabajo, y las emociones primero en las relaciones personales, ayuda a reducir el estrés y mantener las cosas en su lugar. Definir reuniones específicas para cada ámbito es una práctica para aplicar: de la escuela de los chicos se habla en la mesa familiar, y del nuevo cliente se habla en la reunión de ventas en la oficina.
    3. Asignar roles y responsabilidades. Un error común en la empresa de familia es que todo sea de todos, evitando definiciones claras sobre tareas y responsabilidades. Designar funciones específicas para cada miembro participante en el negocio permite organizar mejor el trabajo y reducir las "zonas de nadie", así como sentar las bases para el crecimiento.
    4. Pagar lo justo por el trabajo familiar. Tener un esquema de pagos claro muestra la valoración del trabajo, evitando conflictos con familiares y otros empleados. A la vez, permite mantener costos reales, que no atenten contra la supervivencia del negocio. Aun si se da empleo a un hijo "para que aprenda" o a un primo poco calificado para que ayude en la temporada, su trabajo debe ser remunerado en relación con el mercado.
    5. Aceptar y administrar los conflictos. Por ordenada que sea la gestión, en las empresas familiares suelen potenciarse los conflictos típicos de las pymes. Es esencial el rol del número uno para actuar como mediador entre las partes y lograr acuerdos que no perjudiquen el negocio.
    6. Impulsarse sobre las características de empresa familiar. "Las emociones comprometidas en el negocio familiar suelen ser tanto la clave de su éxito como su temido talón de Aquiles.", explica el psicólogo Jorge Hambra, fundador del Club Argentino de Negocios de Familia. Si se logra poner el alma familiar en el negocio y ver crecer a los parientes en armonía, es posible no sólo vivir mejor el día a día, sino construir empresas de gran valor en el mercado. Detalla el consultor: "Las empresas familiares visionarias logran aprovechar su potencial, convirtiendo a las relaciones familiares en una fuente de inspiración, de liderazgo, de adopción de buenas prácticas y de producción de beneficios extraordinarios."

Compartí

14

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

3 comentarios
LIDIA BAL DONIS · Hace 48 meses

Aplicar estas claves permite mantener una mejor convivencia entre los miembros de una empresa familiar. Según (Treviño, 2010), en su regla de oro expone la necesidad de establecer reglas claras desde el principio, pues esto permitirá conocer soluciones ante posibles problemas de carácter familiar que se puedan presentar, ya que a la mayoría de personas les cuesta separar los problemas laborales con los familiares, además es importante adquirir una discplina y compromiso de respetar dichas normas y reglas para garantizar la continuidad de la empresa ante los cambios generacionales.

Raúl Oscar Pelozzi · Hace 49 meses

Muy bueno, hay cosas que voy a tomar en cuenta

Diego Fernandez · Hace 49 meses

excelente enfoque!rn