Contenido

02 de septiembre 2013

"El desafío es entender la marca y abrazarla"

Para aquellos que buscan emprender sin empezar desde cero, el sistema de franquicias se presenta como una oportunidad atractiva. Un franquiciado de Café Martínez nos cuenta su experiencia y brinda algunas claves para afrontar el desafío.
$.-
"Al adquirir una franquicia uno compra elTodas las franquicias requieren de franquiciados "activos". conocimiento del "cómo hacerlo", además de la marca y su posicionamiento.Esta combinación de factores aumenta la posibilidad de éxito", comienza contando Juan José Caorsi, consultor experto en ventas y franquiciado de Café Martínez. Hace unos años, Juan José estaba buscando un negocio que pudiera reemplazar su capacidad productiva (en el caso de ser necesario), que permitiera integrar a su familia en el emprendimiento y que fuese agradable para gestionar.

La cadena de café reunía para él estas tres premisas, pero, además, presentaba ciertas características que, en su opinión, la distinguían del resto de las franquicias del mercado: visión de la empresa para crear un negocio sostenible en el tiempo, tanto para la franquicia como para el franquiciado; constante desarrollo de productos para mantener actualizada la propuesta de acuerdo a las tendencias y exigencias del mercado; arquitectura de los locales con identidad, armonía y estilo, entre otras.

Para solicitar la franquicia, el requisito fue aplicar por Internet, respondiendo el cuestionario establecido en la página. "Luego me citaron y tuvimos una serie de reuniones que llevaron a una selección mutua y a un acuerdo final. El proceso fue muy enriquecedor pues permitió que conociera la filosofía la franquicia y ver si me identificaba con ella", explica Juan José.

El lugar

Ubicada en la avenida Callao 156, la sucursal abrió sus puertas en 2007. "Tomó tiempo y esfuerzo encontrar el local, pero fue una tarea muy grata y estimulante porque uno tiene que imaginarse el negocio en acción en cada lugar que visita. Se ve la zona desde otra perspectiva, tratando de descubrir el "potencial" que puede tener, viendo los otros comercios, la competencia que hay, etc. Vi parte de esta ciudad de otra manera y descubrí muchos lugares, habiendo pasado mil veces por allí, nunca había visto", dice el franquiciado.

Para el proceso de búsqueda, Juan José estableció un método que cumplió a rajatabla y que puede resultar útil para otros: "Todos los días comenzaba mirando sitios de Internet como "locales.com". Además, llamaba de forma periódica a las inmobiliarias más renombradas intentando obtener referencias de locales que inmediatamente se pusieran en alquiler y realizaba un rastrillaje personal por cuadrículas. Lo tomé como un trabajo urgente y constante, dedicando una determinada cantidad de horas semanales a esta tarea".

En función de sus expectativas, definió un área de búsqueda: zona de alto tránsito en horarios laborales, pero también que congregara público de fin de semana. "El macrocentro reúne esas características: tiene gran afluencia de clientes de lunes a viernes, pero también turismo porque hay varios hoteles cerca. Además, tenemos clientes vecinos del barrio que se identifican con nuestra propuesta", expone José.

Hay equipo

Juan José señala, entre los desafíos que tuvo que afrontar, el de crear una cultura de trabajo en el personal y formar equipo: "Por cultura organizacional me refiero a la definición de reglas, políticas y estándares necesarios para el óptimo funcionamiento de la sucursal, siempre alineados con los establecidos por el franquiciante". Entre las políticas que estipuló, destaca: generar orgullo por pertenecer, formación y posibilidad de progresar, contención desde el punto de vista humano, un ambiente de trabajo positivo y estimulante. "Nos tomó un año que esta cultura se arraigara en el personal. Tuvimos rotación al principio, pero a partir del segundo año comenzó a consolidarse el equipo y en los últimos cinco años la rotación fue mínima; los resultados de las evaluaciones de la franquicia nos colocan año tras año en los primeros niveles de excelencia operativa, validando que este negocio se construye con la gente y no a costa de la gente", concluye Juan José.

En 3 preguntas

  • ¿Cómo te resultó el proceso de la adquisición y puesta en marcha de franquicia?

Fue mi primera experiencia pyme y resultó muy estimulante. Lo disfruté desde el primer momento. La arquitectura del local llevó dos meses, fue increíble ver el cambio y la velocidad de ejecución. Para la apertura, el equipo inicial fue reclutado con el apoyo de la central; todos los empleados tuvieron 15 días de entrenamiento horario completo antes del inicio. Todo se cumplió como nos habían dicho. Eso nos dio mucha seguridad. De todas maneras, el primer mes fue de mucha ansiedad y aprendizaje.

  • ¿Qué balance haces hasta ahora?

Positivo. Excelente aprendizaje, prueba de que se pueden aplicar todos los principios de desarrollo organizacional a un negocio pequeño. Estamos orgullosos de nuestra sucursal y hemos conocido, en el proceso, gente buenísima. Por supuesto siempre hay cosas para mejorar, problemas que resolver y desafíos que abordar. Vale la pena, los beneficios superan con creces cualquier dificultad.

  • ¿De qué factores depende, para vos, el éxito de una franquicia?

El éxito como franquiciado está dado por la excelencia en la implementación de los estándares, políticas y normas de la franquicia, la formación de equipo y una prolija administración de recursos. Todas las franquicias requieren de franquiciados "activos". El desafío es entender la filosofía de la marca y abrazarla. Hacer de ella un éxito, enriqueciéndola con tu excelencia.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres