Contenido

31 de julio 2012

Focu: la tercera es la vencida

Luego de fracasar con objetos de resina y muebles de microcemento, dos diseñadores industriales despegaron como emprendedores con Focu, una empresa que diseña cuadros fotográficos personalizados. Facebook y los puestos en shoppings fueron las dos claves para darse a conocer.
$.-
Paz Alonso Dorola y José Tovbein son dos "O nos quedábamos haciendo cuadritos para la señora que nos mandaba un mail, o empezábamos a hacer una marca."diseñadores industriales que se conocieron en la facultad, se pusieron de novios y empezaron a pensar ideas para emprender algo juntos. Primero hicieron objetos de resina, pero vendieron muy pocos. Luego se asociaron con un español para exportar muebles de microcemento, pero los costos crecientes en la Argentina y la crisis en España obligaron a cerrar la empresa. Con el aprendizaje ganado y las pilas recargadas, en 2009 hicieron realidad una idea que trajeron de Barcelona. Así nació Focu, una empresa que realiza cuadros de lienzo a partir de fotografías digitales provistas por los clientes.

Este tercer emprendimiento de la pareja no requirió de una gran inversión. Según Paz, con los $15 que costó la primera impresión, comenzó a girar la rueda. Durante más de un año, Paz y José trabajaron desde su casa, sin estructura. Hacían todo ellos mismos: tomaban pedidos, procesaban fotografías, armaban lienzos y coordinaban la entrega a los clientes. En mayo de 2010 abrieron su primer local, en el shopping Alto Palermo de la Ciudad de Buenos Aires. "Era lo que había que hacer", dice Paz sobre la decisión de abrir un local.

Aunque se trata de un pequeño puesto, los costos de alquiler son altos. Además, no fue un trámite sencillo. Desde la primera reunión en el shopping hasta que abrieron, pasó más de un año. Sin embargo, Paz entiende que no solo alquila un espacio, sino también una excelente forma de darse a conocer. Cada mes, no menos de un millón de personas recorren los pasillos de este icónico centro comercial. La experiencia fue tan positiva que pidieron un crédito personal y abrieron un segundo local, esta vez en el Abasto Shopping, también en la capital porteña.

La decisión de ubicar Focu en los shoppings es para Paz el mayor acierto de difusión que tuvo la empresa. Otro acierto, en la etapa inicial, fue pautar publicidad en Facebook. "En 2008 las grandes empresas todavía no se habían dado cuenta del poder de Facebook. Era muy barato publicitar ahí. Nosotros lo hicimos y nos dio muy buen resultado. Fue así como llegaron los primeros pedidos", cuenta.

Paz considera que aún tienen mucho por hacer en materia de difusión y es ahí en donde concentra su autocrítica como emprendedora. Por su profesión, tanto ella como su novio disfrutan más que nada del diseño y la producción. "Me gusta estar en el taller, que quizá es lo que menos debería hacer", confiesa. "Quizá mi rol debería ser más de marketing."

De todas formas, no les fue mal con las decisiones comerciales que han ido tomando. En menos de tres años, Focu pasó de ser un microemprendimiento, manejado solo por sus dos dueños, a una Pyme que hoy tiene dos locales, diez empleados y factura un promedio de $150.000 por mes. Paz considera que, si bien todo se ha realizado con mucho esfuerzo, no han enfrentado grandes dificultades hasta ahora. En los últimos tiempos, se asomaron algunos problemas debido a la falta de insumos por las restricciones de importación. Esto puede convertirse en un obstáculo si persiste ya que "si un cuadrito te va a salir US$ 1.000, es obvio que nadie lo va a comprar", advierte.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios
jorge couto · Hace 5 meses

muy bueno

· Hace 50 meses

Muy bueno