Contenido

19 de septiembre 2013

Socios: 5 acuerdos esenciales

Para operar en sociedad es imprescindible negociar los términos y alcances del acuerdo, más allá de las formas legales.
$.-
Trabajar con socios puede impulsar el Llegar con los socios a acuerdos sobre temas clave como ingresos, propiedad o reparto de trabajo y responsabilidades permite impulsar el crecimiento del negocio, reduciendo conflictos internos.crecimiento de un negocio, al sumar recursos económicos, laborales y hasta emocionales (ver "¿Vale la pena trabajar con socios?"). Sin embargo, no siempre las formas legales e impositivas que se adopten para operar alcanzan para regular algunos de los aspectos centrales de la relación, y así pueden surgir los conflictos, que terminan con amistades o ponen en jaque los vínculos familiares de quienes trabajan juntos.

Cinco temas centrales que debés acordar con tus socios:

  1. Aportes. ¿Cuánto dinero pone cada uno? ¿Cuánto valen los bienes que cada socio aporta al negocio? ¿Qué pasa si se necesitan más fondos? Negociar y definir el capital y otros recursos que cada integrante de la sociedad aportará al proyecto es esencial tanto para planificar el negocio como para evitar roces entre los socios. Si se trata de una sociedad de capital y trabajo —en la que algunos socios aportan dinero mientras que otros aportan su labor— puede resultar más difícil establecer una fórmula equitativa. Realizar flujos de fondos con varios escenarios puede ayudar a equilibrar necesidades y posibilidades.
  2. Propiedad y estructura legal. ¿Qué grado de formalización tendrá el negocio? ¿Qué porcentaje tendrá cada uno de la sociedad y qué implica para cada socio? (sobre todo, si no se formaliza la estructura en una SA o una SRL que refleje estos aspectos en sus estatutos) ¿A nombre de quién se registra la marca? ¿Quién representará a la empresa ante las autoridades? ¿Y ante el mercado? Si la empresa es familiar, también tendrás que generar acuerdos particulares que hacen referencia a la superposición entre el negocio y la familia. (ver "5 acuerdos centrales en el negocio familiar")
  3. Trabajo día a día. No basta con poner en marcha el emprendimiento; cuando el entusiasmo inicial declina la responsabilidad por el trabajo diario suele ser fuente de conflictos. ¿Quién abre? ¿Quién cierra? ¿Quién se encarga de hacer pedidos? ¿Quién se hace cargo de trámites e impuestos? Si todos los socios van a ocuparse del negocio en el día a día es necesario establecer horarios, responsabilidades, y alcance de las tareas, aun si no se va a formalizar con un contrato laboral.
  4. Visión, valores y expectativas. "Yo ya soy una persona grande, y mi socio era un típico representante de la Generación Y. Un día vino, me dijo "me aburrí y quiero dejar el proyecto", y me abandonó a mitad de camino", explica con frustración un empresario pyme. Si bien es normal que las expectativas de las personas evolucionen, es fundamental acordar inicialmente —o al menos conversar en profundidad— acerca de la idea que cada uno tiene sobre el proyecto, el futuro, las prioridades y las formas de trabajar, para evitar sorpresas.
  5. Reparto de ganancias.Todo emprendedor tiene expectativas de ganar dinero cuando se embarca en un proyecto. Sin embargo, son muchos los factores que impactan en las posibilidades de un negocio para generar ganancias, e incluso éstas pueden reinvertirse sin llegar al bolsillo de sus socios por mucho tiempo.Para llegar a acuerdos es central entender los diversos roles y remuneraciones que pueden corresponder a un emprendedor (ver "Ingresos del emprendedor") y separar, por ejemplo, el dinero que corresponde a tareas realizadas (que podrían contratarse a terceros), de las ganancias del negocio que existen solo luego de cubrir todos los costos.

¿Hay acuerdos claros entre los socios de tu emprendimiento?

Compartí

7

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres