Contenido

23 de septiembre 2013

"Emprender es un cambio en el modo de vida"

Motivados por las ganas de trabajar juntos y desarrollar su idea de negocio, César y Mercedes se animaron a dejar sus trabajos y a apostar por Kidsfield, un emprendimiento de alimentos saludables para el público infantil.
$.-
César Genoud (40) y Mercedes Zocchi (34) son El emprendedor tiene todos los días problemas y eso es normal. De hecho, muchos de ellos son oportunidades.marido y mujer y siempre soñaron con tener un proyecto en común. "Teníamos ganas de trabajar juntos porque sabíamos que nos complementábamos muy bien. Merce tiene un perfil más técnico y científico y yo soy abogado, me gusta el contacto con la gente y tengo un perfil más comercial. No teníamos muy en claro cómo nos íbamos a organizar, pero sí sabíamos que si uníamos fuerzas iba a salir algo muy bueno", comienza contando César, fundador de Kidsfield, una empresa que desarrolla productos saludables para la alimentación de los más chicos.

La llegada de su primer hijo les marcó el camino para concretar el deseo de emprender: "Cuando entramos en contacto con los alimentos para bebés y niños pequeños, en su primer año de vida, nos llamó la atención que la góndola para este público estaba muy desabastecida. Había poca oferta de productos distintos. Tuvimos la oportunidad de viajar y ver la oferta de países desarrollados y la diferencia es notable. Ellos tienen un porfolio de productos muy amplio que abarca cualquier tipo de alimento, desde un lácteo, jugo o un cereal, todo hecho a medida de la franja de edad a la cual está dirigido".

La oportunidad que les presentaba el mercado infantil, sumado al auge de la comida orgánica y natural, hizo que la pareja pusiera manos a la obra. "Mercedes es tecnóloga de alimentos, siempre trabajó en empresas de alimentos. Y yo siempre fui muy cuidadoso con la comida, a nivel de los nutrientes. Los organismos internacionales empezaron a poner el foco en la incidencia de la buena alimentación en la salud, e informaban que el exceso de azúcar y sal, por ejemplo, eran malos para la salud. Todo lo que es un agregado artificial al producto, lo que le quita su naturalidad o sus características originales, es malo. Y la gente se empezó a cuidar más".

Una apuesta fuerte

Para iniciar la puesta en marcha, la pareja renunció a sus respectivos trabajos. César era gerente de legales en Visa y Mercedes estaba de licencia en una empresa multinacional de alimentos. "Para nosotros hubiera sido muy difícil seguir trabajando en una corporación y arrancar un emprendimiento. De alguna forma la presión de saber que no teníamos otro sueldo o un salvavidas en donde apoyarnos, nos ayudaba a meterle y a trabajar más. Todas nuestras fichas las apostamos al proyecto y era indispensable que los dos hiciéramos un aporte del 100% de nuestro tiempo". Pasaron dos años y medio hasta que salieron al mercado con Smookies, la primera papilla de frutas y cereal convertida en galletita para bebes y niños en su primera infancia.

Encontrar la fórmula perfecta para lograr una galletita sin conservantes, ni colorantes, con puré de fruta natural y sin ningún agregado artificial, no fue un camino fácil. "Nos fuimos capacitando con seminarios, cursos y con los mismos proveedores. Además, a poco de empezar, arrancamos a trabajar en alianza con el CESNI (Centro de Estudios de Nutrición Infantil). Con ellos, trabajamos en conjunto en el desarrollo de la fortificación del producto (minerales y vitaminas agregadas), la elección de los ingredientes, la textura que tenía que tener, cómo comunicar la marca y el packaging".

El padre emprendedor cuenta que, si bien obstáculos se presentan todos los días, el mayor desafió fue encontrar la planta que pudiera producir las galletitas. "El mayor obstáculo fue poder llevar la receta que nosotros queríamos, que no tiene ingredientes convencionales, a nivel de una planta. Un panificado común tiene agua, harina, azúcar, sal, saborizante. Nosotros no usamos azúcar, sal y en vez de usar grasa vacuna la reemplazamos por aceite vegetal. Además, usamos puré de fruta. Es muy complicado hacer una masa con estos ingredientes a nivel industrial. La producción la hacemos en una planta de un tercero en Luján y nosotros estamos ahí auditando, certificando, participando 100% del proceso".

Y para el final, la pregunta obligada: ¿Cómo es trabajar con tu mujer? César responde: "Tenés que complementarte, llevarte muy, muy bien. Ser muy respetuoso de los espacios. Los roles tienen que estar bien definidos y no tienen que ser compartidos. Al principio, se solapan las cosas pero luego llega un momento en que es esencial distinguir quién hace cada cosa. Idealmente estaría bueno cortar una vez que llegamos a casa, o evitar algunos temas. Tratar de tener una especie de horario de oficina. Todo lo respetuoso que hay que ser en un matrimonio para que funcione, en este caso, hay que duplicarlo. Y además, respetar el disenso".

En 3 preguntas:

  • ¿Proyectos a futuro? "Generar nuevos productos dirigidos al segmento infantil. Ahora estamos trabajando en nuevos sabores y agregar vegetales en las galletitas. Esto en el mediano plazo".
  • Una anécdota: "Entrar a los supermercados era algo difícil; era una categoría nueva que había que introducir porque no había galletitas para bebes. Tal es así que primero tenés que incorporarlo a la regulación del código alimentario. Cuando estábamos pensando si al supermercado le iba a interesar, nos contacta la gente de Wallmart para pedirnos el producto. Lo cual fue una sorpresa muy grata porque nos ahorró un paso enorme, directamente vino el canal a buscarnos y no nosotros a ellos. Comercializamos, también, en Carrefour y Farmacity".
  • Un consejo: "No se lancen a un emprendimiento porque no están conformes con la vida corporativa, o su jefe, o con su carrera. Lo más importante es entender que emprender es una forma de vida. Acaba de salir un libro en España que se lama 'El libro negro del emprendedor', que cuenta que hay un montón de libros de casos de éxito, pero no hay ninguno de fracasos. A partir de los fracasos, explica lo que no hay que hacer. Meterte en un emprendimiento no es un cambio de trabajo, es un cambio en el modo de vida. Vas a trabajar más que en una relación dependencia. Vas a estar todo el tiempo pensando en el emprendimiento porque es como un hijo. La perseverancia es fundamental. No desanimarse, porque el emprendedor tiene todos los días problemas y eso es normal. De hecho, muchos de ellos son oportunidades. Lo más importante no es la idea, sino llevarla exitosamente a la práctica".

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios
cesar dunoguier · Hace 37 meses

un ejemplo, muy lindo

Hernan Figueiras · Hace 37 meses

Muy buen artículo y muy claro Cesar en sus conceptos !