Contenido

"El libro negro del emprendedor": aprender de los errores

No sólo se aprende de los "casos de éxito", plantea el autor de este libro; si la mayoría de los negocios fracasa durante los primeros años, se puede y se debe aprender de sus errores.
$.-
"¿Por qué el 99,98% de la literatura de gestiónTrías de Bes: "¿Por qué el 99,98% de la literatura de gestión se dedica a analizar éxitos cuando sólo el 5% de los emprendedores logra pasar del quinto año de aventura empresaria?" se dedica a analizar éxitos cuando sólo el 5% de los emprendedores logra pasar del quinto año de aventura empresaria?," se pregunta Fernando Trías de Bes, el autor de "El libro negro del emprendedor" (Empresa Activa, 2007), uno de lo más recomendados por los visitantes de Buenos Negocios en un concurso reciente.  

Con cierto aire pesimista frente a la habitual bibliografía motivadora para emprendedores, este español  se propone hacer honor al subtítulo de su libro: "No digas que nunca te lo advirtieron", y detalla lo que considera las bases para el fracaso de muchos proyectos. "Realicé una investigación para identificar los Factores Clave de Fracaso de los Emprendedores. En este libro se explican cuáles son estos factores que, por cierto, nada tienen que ver con la técnica o desconocimientos de gestión empresarial."

¿Cuáles son estas fuentes de problemas sobre las que advierte Trías de Bes a los emprendedores? El autor enumera 14 "factores críticos de fracaso"  que pueden agruparse en las siguientes categorías:

  • La persona que emprende. El autoconocimiento y la capacidad de automotivación resultan esenciales para poder llevar adelante un negocio. "Lo importante es la motivación, no el motivo para emprender". Un emprendimiento requiere energía, habilidades negociadoras, lucha permanente, organización, administración del tiempo, capacidad para sobreponerse a las dificultades y otras características personales que debés poder reconocer o entrenar antes de lanzarte al mercado.
  • Las relaciones con sus socios. No siempre es necesario trabajar un nuevo negocio en sociedad. La complejidad de poner en marcha y sostener un emprendimiento puede ser mayor cuando se agregan roces, falta de confianza, desequilibrios en los aportes, comunicaciones endebles y otros problemas de la relación comercial.
  • La idea de negocio y el sector. A veces se da demasiada importancia a la elección del negocio, sin considerar en forma realista las posibilidades de éxito personales allí, que pueden depender de otros factores, como la inversión, el conocimiento o el compromiso y la pasión que se pongan en la ejecución. Ingresar en sectores poco atractivos es otra de las fuentes de fracaso habituales.
  • La situación familiar del emprendedor. ¿Cómo impacta el emprender en la vida personal? ¿Está la familia preparada para el desafío? Muchos emprendedores mezclan las necesidades del negocio con las necesidades personales, y no toman conciencia del impacto en tiempo y dedicación que implica un negocio propio.
  • El futuro y el crecimiento. Emprender no es sólo poner en marcha. Muchos negocios no generan beneficios rápidamente y de forma sostenible y requieren de empresarios capaces de retirarse a tiempo o reconvertir el proyecto. Aun los emprendimientos exitosos necesitan de gerenciamiento profesional para consolidarse y crecer.

¿Te resultan familiares estos "factores de fracaso"? ¿Cómo hacés para evitarlos?

 

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres