Contenido

30 de septiembre 2013

Lecciones del primer hotel de Trump

En su libro "Entrepreneurship 101" el millonario estadounidense Donald Trump relata su primer emprendimiento, un hotel en Nueva York, y sus claves para "transformar ideas en máquinas de hacer dinero".
$.-
"Los emprendimientos comienzan con una Trump aprendió los secretos del negocio familiar y de allí volcó su talento e iniciativa a grandes proyectos inmobiliarios.visión. En 1974, miraba el viejo Hotel Commodore, al lado de la estación Grand Central en la ciudad de Nueva York. No veía un edificio enorme, dilapidado y casi vacío en un barrio desprolijo. No veía una ciudad en bancarrota o el mercado inmobiliario de Nueva York luchando por sobrevivir," relata el millonario estadounidense Donald Trump en su libro "Entrepreneurship 101", coescrito con el profesor y consultor Michael E. Gordon. "Yo veía un magnífico complejo hotelero de convenciones de primera clase, grandioso, lujoso y destacable."

Tenía 27 años y  su ambiciosa visión lo impulsó a aplicar todo lo que había aprendido en el negocio familiar para hacer realidad su sueño unos años después. La transformación del viejo hotel en parte de una lujosa cadena —hoy es el Grand Hyatt, con habitaciones que no bajan de los 300   dólares la noche—, fue uno de sus primeros grandes negocios, que le reportó más de 80 millones de dólares y mostró su talento para los negocios inmobiliarios.

Algunas de las claves que brinda en el libro y que pueden ayudarte a pensar en grande, no importa cuál sea tu proyecto:

  • ¿Problemas? Si no los hubiera cualquiera estaría haciendo lo mismo que vos. Los obstáculos son los que mantienen alejados a los competidores, son barreras de entrada que protegen tu negocio. "Los problemas son solo la puerta al éxito," predica el magnate.
  • Gestionar riesgos. En todo negocio hay una cantidad de riesgo implícito, y en su administración está el secreto. Pero tomar riesgos no es tirar los dados. Se trata de asumir un nivel de riesgo que permita, en caso de fracasar, seguir adelante, y en caso de tener éxito, ver realizada una visión.
  • Rodearse de los mejores. Para que los proyectos se hagan realidad hacen falta recursos. Y no sólo dinero, sino especialistas, profesionales, asesores y gente capaz de concretar su tarea. En el equipo de trabajo yace la fuerza para que las ideas se concreten.
  • Aprender. Muchas de las habilidades y rasgos que hacen a un buen emprendedor pueden incorporarse y entrenarse: voluntad, negociación, motivación, networking , liderazgo, entre otras.
  • Negociar para que todos ganen. Para movilizar los recursos que dan forma a los proyectos es fundamental ser, por un lado, duro en las negociaciones, pero, por el otro, flexible para entender las necesidades y requisitos de los demás.
  • Ser imparables. No dejes que nada te detenga en el camino hacia la realización de tus ideas. No pierdas la confianza ni dejes que otros te detengan. "Cuando mi equipo y yo nos ponemos en marcha somos imparables," explica.

 

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres