Contenido

02 de octubre 2013

6 errores ambientales que afectan la productividad

Un repaso de los problemas en el entorno de trabajo que pueden afectar tu productividad y la de tu gente. ¡Corregilos a tiempo!
$.-
El trabajo diario puede verse perjudicado por Mantener el espacio de trabajo limpio, ordenado y en buenas condiciones ayuda a prevenir enfermedades y accidentes laborales.pequeñas decisiones, en muchos casos no demasiado costosas de mejorar. Aunque es posible mantener la productividad bajo diversas condiciones ambientales, si son muchas las horas que vos y tu equipo pasan en el lugar de trabajo es recomendable que analices los siguientes errores ambientales y los corrijas a tiempo, siguiendo las recomendaciones que brindan los expertos:

  • Mala disposición de muebles y equipamiento. La ubicación de escritorios, maquinarias, estanterías y otros elementos en el espacio de trabajo puede afectar considerablemente la productividad, entorpeciendo las tareas y hasta aumentando los riesgos de accidentes laborales. (Ver “Espacio bien organizado, mayor eficiencia”)
  • Puestos de trabajo no ergonómicos. Evitá contracturas, dolores de cabeza y otros malestares físicos de tu gente, pensando cada puesto de trabajo de forma de no exigir de más la vista, las articulaciones, o la espalda de quienes deben desempeñarse allí. Tené en cuenta que esto es válido no sólo para tareas en fábricas o talleres, sino también para el trabajo de escritorio.
  • Climatización deficiente. Las condiciones de temperatura, humedad y ventilación repercuten directamente en la productividad, ya que pueden generar incomodidad, problemas respiratorios, cansancio físico, alergias, resequedad en la piel, entre otras molestias. Proveé la calefacción o refrigeración necesaria; según normas generales, la temperatura nunca debería ser inferior a 20 grados ni superior a 26. Asegurá además la ventilación diaria de todos los espacios y revisá regularmente el mantenimiento de calefactores o aire acondicionado.
  • Falta de mantenimiento. No basta con montar un buen lugar de trabajo; es imprescindible mantenerlo en buenas condiciones. Si las lamparitas no se cambian, las plantas no se riegan, los aparatos eléctricos no se arreglan a tiempo o los muebles no se reacomodan con criterio ante la incorporación de nuevos empleados, las condiciones ambientales se deterioran, aumentando los riesgos de enfermedades laborales y accidentes.
  • Excesiva presencia de ruido. Por cuestiones de confort y tranquilidad para desarrollar el trabajo, es importante lograr que el ruido se mantenga en el nivel más bajo posible. Bajá el volumen de las computadoras, la música ambiental, el timbre de teléfonos y celulares, etc. Buscá formas de reducir o aislar los sonidos molestos como impresoras o aires acondicionados), y creá espacios silenciosos para trabajos que requieren mayor concentración. Si los ruidos de maquinarias superan lo tolerable, exigí el uso de protectores auditivos; en las oficinas, sugerí el uso de auriculares para escuchar música o videos.
  • Falta de higiene. Asegurá una rutina de limpieza y desinfección  para baños, cocinas, picaportes, mostradores, superficies de trabajo, teléfonos, teclados y otros elementos que pueden acumular gérmenes. Evitá que se fume o se coma sobre los escritorios. Seguí normas básicas para evitar el contagio de virus como el de la gripe que, sobre todo en invierno, pueden afectar a todo tu equipo de trabajo: ventilar, estornudar tapándose la boca con el codo, lavarse las manos, pedir médico o trabajar desde la casa en caso de síntomas, etc.


Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres