Contenido

Aprender de los errores al seleccionar personal

"Errar es humano", recordá cuando te equivoques al seleccionar un empleado. Pero luego repasá tus errores y hacé de ellos aprendizaje.
$.-
Se le adjudica al poeta inglés Alexander PopeLa introspección, la autoevaluación y la reflexión acerca de las equivocaciones es lo que te ayudará a mejorar en la selección de tus colaboradores. (1688-1744) la frase "Errar es humano" y a J.W. Goethe, poeta y dramaturgo alemán que vivió entre 1749 y 1832, "El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada".  Tenelas en cuenta cuando enfrentes la frustración de haber elegido a la persona equivocada para trabajar en tu negocio.

El equilibrio para conciliar la equivocación con la necesidad de ser asertivos para no perder tiempo y dinero en la contratación de un nuevo colaborador se logra empezando por aceptar que se puede aprender a entrevistar y a seleccionar.  He aquí una de las primeras buenas noticias: el "arte" de seleccionar bien no es inspiración divina. Se aprende. Y para hacerlo, es requisito desacertar.

En cada etapa del proceso podés convertir los errores en aciertos, aprendiendo de ellos.

Durante la entrevista de selección

  • Antes de dar por finalizada la reunión planteá al entrevistado si quiere agregar algo. En numerosas ocasiones, esta respuesta te indica qué otra pregunta formular la próxima vez, o cómo encarar mejor la situación.

Luego de la entrevista

  • Sintetizá tus impresiones acerca del candidato en una grilla. Sé específico en qué habilidades detectaste y cuáles son las áreas en las que deberías darle soporte si decidís contratarlo. Una vez que elijas entre los postulantes, tomá la grilla del seleccionado y agregá detalles. Incluí apreciaciones que te resulten relevantes. Reservala para utilizar más adelante.

Autoevaluación post-entrevista. Luego de la reunión con el candidato respondé lo siguiente:

  • ¿Logré reunir información suficiente para tomar una decisión?
  • ¿Qué me gustaría saber que no pregunté? Redactá las preguntas.
  • ¿Estoy satisfecho con la forma en la que conduje la entrevista? ¿Por qué?
  • ¿Qué podría hacer mejor la próxima vez?

Registrá tus respuestas. Te van a ayudar cuando converses nuevamente con el candidato para despejar tus dudas. Y, fundamentalmente, serán parte de tu nueva bitácora para entrevistas.

Luego del ingreso del empleado

  • Compará tu percepción inicial con el desempeño real. Pasado un tiempo de la incorporación del colaborador tomá la grilla completada en la entrevista y comparala con lo que ha demostrado. No lo hagas antes de los dos meses del ingreso, pero tampoco después de los ochos. Prestá especial atención a las divergencias. Dedicale tiempo a pensar cómo podrías indagar más profundamente sobre la habilidad en cuestión en una próxima oportunidad. Conociendo al colaborador en su función te resultará sencillo. Enriquecé tu bitácora de entrevistas con las novedades.

Tené en cuenta que el error en sí mismo no constituye aprendizaje. La introspección, la autoevaluación y la reflexión acerca de las equivocaciones es lo que te ayudará a mejorar en la selección de tus colaboradores. Capitalizá cualquier traspié y usalo a tu favor en la próxima entrevista.

 

Compartí

4

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
María Elena Orozco Hoyos · Hace 33 meses

Esto es de mucho cuidado. A veces por estas equivocaciones se le quita la oportunidad a personas que realmente son buenas y peor cuando nos empeñamos que se contrate una persona solo porque "Nos Cae Bien" OJO, se paga muy caro.