Contenido

15 de octubre 2013

Cuando el envase marca la diferencia

Cajas, sobres, bolsas, paquetes, y todo tipo de envoltorios... El packaging es en la actualidad una poderosa herramienta de marketing.
$.-
El packaging de tus productos puede serEl packaging es una oportunidad para seducir al consumidor y diferenciarse de la competencia. una poderosa herramienta de comercialización para impulsar tus ventas y hacer crecer tu negocio. ¿Estás teniendo en cuenta estas importantes funciones de marketing a la hora de seleccionar o diseñar tus envases?

  • El packaging comunica. Antes podías considerar el envase de tu producto como un simple contenedor, una forma de retener un líquido, proteger un elemento frágil o agrupar distintas piezas. Ya no es posible. Hoy, además de estas funciones elementales, el envase se caracteriza por ser un canal más de comunicación entre tu empresa y el consumidor. El packaging implica, además de protección e información, todas las características visuales que presentan tu producto a los ojos de tus clientes: es el portavoz de tu marca, y debe estar preparado para cumplir una función tan importante. Tené en cuenta que al ser la cara visible de tu marca debe ser atractivo y lograr comunicar efectivamente el mensaje que deseás a tu mercado objetivo, transmitiendo muchas veces más que lo evidente: sensaciones, valores, sentimientos. ¿Qué comunican tu caja, bolsa, frasco o envoltorio?
  • El packaging vende. Gran cantidad de productos se comercian en la actualidad sin la mediación de un vendedor, como en los supermercados y otros comercios autoservicio. El producto necesita entonces a su packaging como su propio vendedor. En estos casos, la caja, el blíster, la etiqueta o la bolsa, deben captar la atención de tu cliente, persuadirlo de la utilidad de la compra y finalmente, concretar la venta. En muchas situaciones, por ejemplo en una primera compra, un producto de consumo o una compra de impulso, el envase puede ser la variable decisora en la elección: tu cliente puede resolver qué comprar por un impulso visual, cuando se encuentre delante del producto. ¿En qué situaciones el packaging de tus productos debe actuar como vendedor? ¿Qué argumentos de venta está diciendo a los consumidores?
  • El packaging diferencia. La competencia es cada vez más intensa, las empresas necesitan competir continuamente para conservar o aumentar sus ventas. Una opción es implementar grandes promociones o reducir los precios para posicionarse como líder en costos; la otra opción, es tener una estrategia de diferenciación, y es ahí donde entra en juego el packaging: un envase innovador, creativo u original permite a tu empresa diferenciarse de tus competidores. Analizá los envases de cada uno de tus competidores para ver cómo funcionan y buscá formas de comunicar tus diferencias a través de formas, colores, tipografías, detalles o mensajes.   
  • El packaging posiciona. Una de las prioridades de tu empresa es colocar tu marca en la mente del consumidor, es decir, posicionarse. De esta forma es posible mantener la fidelidad de los clientes y que te elijan una y otra vez. Entre todas las variables del marketing, el packaging es el que estimula primero los sentidos de los consumidores y así contribuye a lograr un objetivo de asociación permanente con la marca. La botella de Coca Cola es un clásico ejemplo: sólo con la forma del envase los clientes reconocen (y eligen) la bebida. Pero no hace falta ser una gran empresa para ocupar un espacio específico en la mente del consumidor: un papel metalizado es símbolo de cierta golosina, una bolsa estampada es parte de la experiencia de las preadolescentes que compran ropa, una taza pintada representa la tradición del té que contiene, un detalle rústico puede ayudar a posicionarte como natural. Si tu posicionamiento es claro, te será fácil encontrar el envase que tus clientes identifiquen con tu marca.

 

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres