Contenido

Modelos de gestión: ni burocracia ni descontrol

Los directivos de empresas necesitan herramientas conceptuales para abordar la compleja realidad de sus negocios. Muchas reglas y la empresa se vuelve burocrática; pocas y se cae en el caos. Buscar el equilibrio justo, una tarea delicada.
$.-
Toda empresa requiere de herramientas conceptuales que permitan a sus directivos operar sobre la compleja realidad. Estos modelos funcionan como versiones simplificadas que hacen más sencilla la comprensión y la toma de decisiones.

"¿Cuánto facturamos?", "¿Cuál es el costo de lo que vendemos?", "¿Qué demanda existe para mi producto?", "¿Qué procesos hay que llevar a cabo para asegurar la calidad?", "¿Quién es responsable de qué?". La contabilidad, los sistemas de información, la investigación de mercado, los procesos de producción, los organigramas, son algunas de las herramientas que ordenan a las personas, el dinero y otros recursos para que las empresas funcionen.La burocracia surge cuando se dedica más tiempo a administrar que a operar en el mercado.

La racionalidad y la eficiencia impulsan estos modelos, que permiten a los empresarios operar sobre sus negocios con cierto grado de control, es decir, intervenir en la realidad para cumplir objetivos, de forma ordenada y con el mínimo costo.

Sin embargo, la necesidad de estas herramientas varía de acuerdo con el tamaño y la complejidad del negocio. Y como éstos se modifican con el paso del tiempo, pueden surgir desequilibrios entre realidad y modelo. Los problemas en los dos extremos:
  • Falta de modelo. Es habitual en las empresas que recién comienzan o en las que han crecido rápidamente. La realidad supera las posibilidades de las herramientas que manejan sus directivos y se desborda su capacidad. Dejar que la realidad siga su curso sin intervenciones planificadas y sistemáticas puede llevar al descontrol: incapacidad de responder a demandas crecientes, descapitalización, arbitrariedad en las decisiones, ineficiencia, problemas con el flujo de dinero. Si no se incorporan modelos de gestión, el caos puede hacer colapsar la empresa, aun ante un mercado atractivo. Algunos de los primeros: plan de negocios, flujo de procesos, organigrama, entre otros.
  • Exceso de modelo. Si las empresas abusan de procedimientos, formularios, reglas y mecanismos internos corren el riesgo de perder agilidad y capacidad de innovación. La burocracia surge cuando se dedica más tiempo a administrar que a operar en el mercado. Así, gran parte del esfuerzo se malgasta en cuestiones internas que, si bien brindan orden, quitan el foco en la competitividad. Una realidad simple se aborda con herramientas demasiado sofisticadas. Puede verse en las grandes empresas y aquellas que lo han sido. Pero también puede ocurrir en negocios más pequeños cuyos emprendedores son profesionales o provienen de grandes empresas.


Mucho control y la empresa se vuelve burocrática; poco y se cae en el caos.De esta manera, una de las claves para la supervivencia y crecimiento de las empresas nacientes es monitorear permanentemente las necesidades de control, para realizar los ajustes que mantengan en equilibrio realidad y modelos de gestión.

¿Tiene tu empresa los modelos de gestión adecuados a su tamaño?  ¿Estás manejando el delicado equilibrio que te permite no caer ni en la burocracia ni en el descontrol?



Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Marcelo Lorenzo · Hace 50 meses

Burocracia y Caos no son sinonimos. Cualquie empresa cuando crece se hace mas burocrática y eso no es malo perse. Ahora bien, lo simple no es eficiente tampoco. Ahondar en este tipo de trivialidades no lleva a buen puerto al encarar un proyecto. La idea es profesionalizar, contar con tableros de control y saber cambiar siempre para mejorar las capacidades de la empresa. Se debe mirar para atrás y ver que se ha hecho bien y que se puede mejorar. Ello se llama Diagnostico integral y nos permite saber como estamos y que futuro nos aguarda si contamos con Estrategia.