Contenido

Trabajar en espacios compartidos

Para algunos negocios resulta imposible llevar a cabo sus tareas sin contar con un espacio fijo, pero los costos pueden ser demasiado altos. Compartir un espacio de trabajo es una opción para tener en cuenta.
$.-
Todo trabajo necesita un espacio en el cual desarrollarse, pero cuánto y, fundamentalmente, a qué precio. Para una empresa unipersonal o con pocos empleados, el alquiler de una oficina o local comercial no siempre es una opción viable. A la dificultad de encontrar algo conveniente en ubicación y precio, se suman los requisitos formales que se deben cumplir, los costos del equipamiento y el gasto fijo en servicios.

Trabajar desde el hogar o en forma remota es una alternativa que cada vez cuenta con más adeptos, pero tiene sus límites. ¿Dónde se recibe a los clientes y proveedores? ¿Cómo se afianza el equipo de trabajo? ¿Qué se hace con los inventarios? ¿En qué dirección se recibe correspondencia? Para algunos negocios, resulta imposible llevar a cabo sus tareas sin contar con un espacio fijo, como es el caso del comercio minorista, la gastronomía, o consultorios médicos.

Frente a este escenario, es conveniente evaluar la posibilidad de compartir el espacio de trabajo. Esta opción puede abordarse como proyecto propio, buscando "socios" con quienes realizar un acuerdo, o bien acudiendo a empresas que prestan servicios de oficinas temporarias o espacios flexibles. Compartir el espacio de trabajo es posible con "socios" con quienes realizar un acuerdo, o bien a través de empresas que prestan servicios de oficinas temporarias o espacios flexibles.

Si vas a gestionar tu propio espacio compartido, tenés que considerar dos factores fundamentales. En primer lugar, tus socios en este proyecto deben ser empresas que no compitan con tu negocio. Es más, la situación ideal es aquella en que se juntan varias empresas que se complementan, por ejemplo, un estudio jurídico, un estudio contable y una consultora empresaria, o médicos de diferentes especialidades. En segundo lugar, la disposición y la ubicación deben ser convenientes para todos los que trabajarán en el espacio.

Una vez que conseguiste los socios y el espacio para compartir, es necesario firmar un acuerdo que reglamente la participación de cada una de las partes. Tal es el caso de Jazmín Ligato, de la pastelería Jazmín de Buenos Aires, que, con la ayuda de un estudio jurídico, armó un "contrato de convivencia".

La otra alternativa para compartir espacios es a través de soluciones edilicias que han sido concebidas para ese fin. Las oficinas de alquiler temporario son el formato clásico: un mismo ambiente es compartido por diversas empresas en diferentes momentos del día o de la semana; o bien se realizan contratos por períodos breves, de días, semanas o meses. Generalmente, junto con el alquiler temporario, se incluyen los servicios básicos (electricidad, gas, limpieza, seguridad).

En los últimos años, se ha expandido un nuevo formato de oficinas flexibles, que van más allá del alquiler temporario. Empresas como Areatres, Urban Station o Workstation ofrecen en Buenos Aires una variedad de soluciones bajo el paraguas del "coworking" (cotrabajo), que incluyen: oficinas privadas que funcionan de forma parecida al alquiler temporario clásico, escritorios personales en áreas comunes, salas de reuniones y auditorios que se reservan con anticipación, y una gran cantidad de servicios, como mensajería, recepción, telefonía, equipamiento para realizar presentaciones, lockers y gastronomía.

La forma de pago varía según el formato contratado y puede ser por hora, comprando un pase precargado con créditos horarios, o bien abonando una suma mensual fija.

La mayoría de estos nuevos espacios urbanos de trabajo compartido proyectan una imagen moderna, con atención a los detalles de diseño, lo que resulta atractivo tanto para desarrollar las tareas como para transmitir solidez a clientes y proveedores.

Más allá de las ventajas operativas que se pueden lograr a través de los espacios compartidos de trabajo, hay un valor extra para muchos emprendedores: de la interacción cotidiana con otras personas, de diversos rubros pero con problemáticas parecidas, surgen nuevas ideas y, en ocasiones, oportunidades de negocio compartidas.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Daniel Tavernise · Hace 2 meses

Buenas! Puedo comentar que los bares, cafeterías son cada vez más concurridos por quienes trabajan con notebooks, pc portatiles, celulares inteligentes. Lo veo en nuestro local (cafetería). Tenemos buena señal de internet y muchos vienen a trabajar directamente. Además de disfrutar de un muy buen café.