Contenido

09 de diciembre 2015

Planificar para el año que viene

Tal vez planificar a largo plazo sea difícil, pero no dejes de hacerlo para al menos el año próximo. Qué preguntas debe responder tu plan, por simple que sea.
$.-
Cuando se acerca del fin del año la mente puHacé al menos un plan orientativo para estar preparado para enfrentar el año próximo: no dejes de pensar tus objetivos y el contexto en que te tocará actuar.ede estar puesta más en las vacaciones que en el año comercial que comenzará. Sin embargo, es el momento de revisar los planes (si es que existen), para ajustarlos a una realidad más cercana, o de ponerse a diagramarlos para no arrancar el año próximo a la deriva.

Aun si no tenés un plan de negocios que te marque el rumbo, asegurate de armar un "miniplan" que te permita anticipar algunas decisiones y orientarte para lo que se avecina.

¿Por dónde arrancar esta planificación anual?

  • Hacé un cierre anual. Revisá la contabilidad, los registros internos y otros datos del negocio para entender el año completo. ¿Fue como esperabas? ¿Cuáles fueron los puntos destacados para el emprendimiento? ¿Cuáles fueron los principales problemas que debiste enfrentar? ¿Cuánto facturaste? ¿Cuáles fueron tus costos? ¿Cuál es tu situación de pagos y cobranzas? Sintetizá en un par de párrafos y algunos indicadores básicos el estado de situación anual; usalo de punto de partida para pensar en el futuro.
  • Analizá el contexto. Lo que ocurre alrededor de tu empresa, en tu mercado en particular, y en la sociedad y la economía en general tiene impacto en las posibilidades de tu negocio. Asegurate de identificar los aspectos que más pueden afectarte ¿Un nuevo supermercado cerca de tu despensa? ¿Una nueva regulación para empleados? ¿Una moda que no podés dejar pasar en tu selección de mercadería?)
  • Realizá un análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas). Utilizá esta herramienta para realizar un buen diagnóstico general, tanto de los aspectos externos al negocio como de los internos. Te ayudará a pensar estratégicamente y dará sustento a tus decisiones para el futuro.
  • Fijate objetivos. Éste es uno de los elementos centrales de cualquier plan y la razón por la que es recomendable que hagas uno antes de empezar cada año: ¿qué quisieras conseguir para el año que viene? Planificar te permitirá orientar tus esfuerzos en esa dirección. Pensá el negocio globalmente, pero también áreas o proyectos particulares ("Aumentar 50% la facturación", "Incorporar a mi primer empleado", "Instalar un sistema de gestión", "Reducir 20% los costos fijos", "Comenzar a exportar", "Abrir dos sucursales", etc.).
  • Analizá recursos e inversiones. Analizá qué recursos y acciones necesitás para tratar de cumplir los objetivos propuestos. Revisá tus opciones de financiamiento y ajustá objetivos y expectativas hasta lograr un plan consistente, desafiante y alcanzable.
  • Proyectá el futuro. Con la información disponible, imaginá escenarios posibles. ¿Cómo anticipás el año próximo para tu negocio si no realizás cambios? ¿Cómo impactan tus objetivos propuestos en el flujo de fondos? ¿Qué podés esperar en un escenario optimista? ¿Qué en uno pesimista?

¿Ya estás planificando para el año que viene?

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres