Contenido

26 de diciembre 2013

“Con práctica todo se soluciona”

Sin experiencia previa, pero con muchas ganas, dos jóvenes crearon RIP, un emprendimiento de reciclado. Cómo lograron visibilidad gracias a Facebook y el vínculo con los clientes.
$.-
Para Fefe y Jose, uno nace siendo emprendedor"Sin ganas, es imposible llevar a cabo un proyecto, aunque se tenga una buena idea".. Y sin ganas, es imposible llevar a cabo un proyecto, aunque se tenga una buena idea. Es que sin el alma emprendedora que tienen, nunca podrían haber desarrollado Recycling in Progress – o simplemente RIP–, un emprendimiento de reciclado de objetos, bicicletas, vidrio, madera, telas, y cualquier objeto que pueda transformarse en algún producto útil como mesas, bancos, sillones, estantes, portarretratos, reposeras... como ellos dicen, nada se desecha, todo se transforma.

Federico Falcón estudió derecho, pero nunca se terminó de enganchar. Trabajó en un estudio jurídico, en una empresa de alpargatas, pero no encontraba su lugar. "Siempre hubo algo adentro que me empujaba a hacer algo propio. Hoy siento que hago lo que me gusta". Josefina Lanuza, por su lado, estudió diseño gráfico, y siempre tuvo ganas de trabajar de forma independiente. De viaje por Alemania, notó el uso que las personas le dan al reciclaje. Le sorprendió ver casa hechas de pallets y basura reciclada, y se propuso hacer algo.

Cuando Jose le contó la idea a su amigo Fefe, ambos se comprometieron a llevar adelante el proyecto y cada uno encontró en el otro la motivación para realizarlo. Y, a los pocos meses, nació RIP como una forma de contribuir al cuidado del medio ambiente y revivir recursos naturales, creando objetos únicos que revaloricen los materiales y ayuden a reducir la basura."Nos motiva el hecho de arrancar cosas, de levantar banderas, de crecer, buscar".

Desenterraron sus ahorros y empezaron en un cuarto en el fondo de la casa de Jose, con una inversión de 25.000 y un plan de negocios para organizarse y evaluar la rentabilidad.Comenzaron a recolectar objetos que ya no servían (desde madera de volquetes de la calle, hasta tela de ropa que sus amigos ya no usan), a idear posibles modelos, y a construirlos.

Al principio, hacían todo juntos, pero ahora, con más tareas, se dividen y cada uno se ocupa de diferentes actividades. Cuando ese espacio en lo de Jose les quedó chico, se mudaron a un taller, en donde están instalados ahora. "Cada pieza es única. A medida que vamos encontrando las cosas, sacamos ideas y vamos armando. Sacamos una parte de eso, más otra de aquella y así creamos un objeto RIP único. Buscamos solucionar los problemas lógicos de algo nuevo que busca un rumbo".

Aunque no tenían experiencia en el rubro, "con práctica todo se soluciona", dicen. Ellos mismos admiten que sus primeras creaciones fueron muy básicas, con cortes desprolijos, pero que, a medida que pasó el tiempo, mejoraron mucho. Además, invirtieron en máquinas que les fueron muy útiles para lograr buenos resultados. "La carpintería no era nuestro laburo, pero con ganas aprendimos a hacerlo y ahora hacemos cosas que ni nosotros pensábamos que podíamos hacer. Por ahora, es todo puro amor y garra, y cada día es un desafío. Sabemos que es fundamental capacitarse. Vamos a hacer cursos de carpintería y herrería".

Sus clientes no siguen un perfil único. Son recicladores, gente joven mudándose, gente grande con alma emprendedora, diseñadores y algunos que buscan cosas únicas en su casa. Por el momento, comercializan a través de su página en Facebook, donde lograron armar una comunidad con sus clientes. "La gente se identificó mucho con el proyecto, y nos mandan ideas y materiales. No los vemos como clientes sino como amigos que quieren colaborar con la causa".

¿Si atravesaron algún obstáculo? Todos los días. Siempre hay errores que marcan cómo hacer y cómo no hacer las cosas, pero van disminuyendo con el tiempo, y aunque hay días malos, saben que el día siguiente es uno nuevo. Con ese empuje, logran sobreponerse más fácilmente.

"RIP es un estilo de vida. Pensamos así tanto en el laburo como para la vida. El fracaso es parte del proyecto. De todo se aprende. ¡Siempre en positivo!".

EN TRES PREGUNTAS

  • ¿A qué desafíos se enfrentaron en estos años? Todos los días son un desafío nuevo. Constantemente, estamos aprendiendo cosas. Desde la organización, hasta el trabajo con las manos. Nuestro principal desafío era el desconocimiento.
  • ¿Cómo planean el crecimiento de RIP? RIP está creciendo. No llegamos al primer año de vida. El próximo paso es la capacitación. El 2014 va a ser un año clave en ese sentido. Iremos haciendo cursos para capacitarnos mejor. Esperamos un crecimiento parejo. Para el año entrante, esperamos sumar alguien más al equipo. Al dividir tareas entre los 3, vamos a ganar eficacia.
  • ¿Qué es lo que más les gratifica de su trabajo? Hay dos momentos raros en esto. Cuando terminamos un producto nos alegramos de la creación. Es una alegría enorme, haber encontrado algo y revivirlo en un objeto lindo. El segundo es cuando se va. Hay un agridulce increíble, uno se encariña mucho con las cosas que crea. Da lástima dejarlo, pero te llena de orgullo saber que algo nuestro está en la casa de alguien.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres