Contenido

02 de enero 2014

Adaptarse para salir adelante

Se dedicaban a la fabricación de productos de bazar, pero después de la crisis de 2001 debieron cambiar de negocio y decidieron enfocarse en la producción de kayaks por rotomoldeo. Desde entonces, tuvieron un crecimiento exponencial.
$.-
Atlantikayaks es hoy la empresa líder del "El fracaso es conocer un objetivo y no poner todo para lograrlo"segmento en la Argentina. Comercializan sus kayaks producidos con un proceso de rotomoldeo a través de casas especializadas en outdoor, náutica, camping y supermercados. Se definen como una empresa familiar, integrada por Marcelo e Ingrid Schvetz, y sus hijos Joaquín y Federico, de 26 y 23 años.

Los Schvetz cuentan sin duda con genes emprendedores. El abuelo de Marcelo, David, había fundado una empresa de fabricación de radios y accesorios. Su hijo, Leonardo, le dio al proyecto su propia impronta. Y luego Marcelo, pasó de la producción de artículos de bazar a los kayaks junto a sus propios hijos.

"Mi esposa Ingrid siempre inculcó a nuestros hijos y a mí el amor por el deporte acuático. Ella es una gran entusiasta del remo. En viajes al exterior conocimos los kayaks rotomoldeados y nos entusiasmaron mucho", comenta Marcelo sobre cómo surgió su interés inicial en el sector.

Schvetz conocía el proceso de rotomoldeo a partir de su experiencia en el mundo del plástico y luego fueron capacitándose en el rubro. Viajaron a México, Alemania, Italia y Estados Unidos para visitar fábricas y ferias relacionadas. "Fue nuestro matricero de siempre quien nos ayudó a fabricar el primer molde con financiación. Terminamos de pagarle vendiendo un auto que había comprado mi esposa mediante el Plan Canje", explica Marcelo sobre los primeros pasos de la empresa.

"Vimos que los kayaks fabricados en forma tradicional en fibra de vidrio con poliéster exigían más técnica en el usuario para poder remar con seguridad. Eso nos llevó a pensar en ofrecer un modelo en el que el tripulante va sentado arriba y se siente más seguro. Hace que remar sea más fácil y lo transforma en una actividad recreativa, familiar".

Con respecto a tendencias en el mercado, los kayaks se utilizan cada vez más para pescar. "Como está creciendo la actividad en forma sostenible, lanzamos dos modelos exclusivamente para pesca. Es más, nuestro kayak Angler ganó el premio Innovar 2013 por su diseño a cargo de nuestro diseñador industrial", cuenta orgulloso Schvetz.

Además, participan en todas la ferias relacionadas con la actividad que sea posible. "Es altamente recomendable. Nos acercamos al consumidor o al distribuidor en un ámbito más amigable y relajado que un escritorio, o teléfono o mail. Se aprende mucho. Participamos por segundo año consecutivo en la feria PaddleExpo de Nuremberg, Alemania. Es la feria más importante del mundo del remo, kayaks y canoas. Fuimos la única empresa fabricante de kayaks de Latinoamérica en participar. Tuvimos buenas consultas, ventas y acercamiento a otros fabricantes", sintetiza Schvetz.

En cuanto a los desafíos que debieron enfrentar en estos años de crecimiento, Schvetz comenta: "En algunas etapas, la financiación fue un desafío. La importación también fue un tema pero se fueron dando mejoras con el abastecimiento de materia prima proveniente de Brasil. También surgieron competidores en el mercado. Sabíamos que iba a ocurrir por eso nunca nos relajamos. Desde el principio generamos la idea de que había un competidor imaginario que era mucho más importante que nosotros y no había que perderle pisada. Y otro atrás que nos podía alcanzar. Siempre opté por esa idea".

En 3 preguntas:

  • ¿Qué le recomendarías a un emprendedor? Algunas de las claves creo que son: conocer las propias limitaciones para no perder tiempo. Analizar siempre, pero no tanto. Si no estás dispuesto a poner absolutamente todo, no hagas nada. El mercado existe porque uno lo genera. Hasta que no estés entrenado, andá subiendo de a poco, escalón por escalón. Si no estás dispuesto a aprender de tu peor enemigo, seguramente no vas a aprender nada.
  • ¿Proyectos a futuro? Tenemos la idea de tener una planta solamente para producción nuestra. Hoy nuestra facturación hace imposible obtener financiación para esos montos, por lo que estamos trabajando con un estudio de consultoría para ver distintas opciones.
  • ¿Cómo lograron implementar la idea? Yendo para adelante, sin parar de dar al mercado productos nuevos y mejorando nuestra calidad de fabricación y administración. El fracaso es conocer un objetivo y no poner todo para lograrlo. Eso es fracaso. Si tenés un objetivo claro, ponés todo y no sale... es la vida... una experiencia más.

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres